This content is not available in your region

La inflación alemana disminuye por motivos puntuales y la confianza de la eurozona es dispar

La inflación alemana disminuye por motivos puntuales y la confianza de la eurozona es dispar
La inflación alemana disminuye por motivos puntuales y la confianza de la eurozona es dispar   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

BERLÍN, 29 jun – La inflación de Alemania se desaceleró en junio en contra de las expectativas, según datos publicados el miércoles, pero los economistas afirmaron que la caída se debió en gran medida a efectos puntuales y advirtieron de que no debían considerarse como un final prematuro de las presiones sobre los precios.

Las cifras se dieron a conocer después de que una encuesta independiente de la Comisión Europea mostró que la confianza económica en los 19 países que comparten el euro era ligeramente mejor que lo previsto, gracias a la mejora en los sectores industrial y de servicios.

El índice de precios al consumidor alemán, armonizado para hacerlo comparable con los datos de otros países de la Unión Europea (IPCA), se situó en 8,2% anual, según la Oficina Federal de Estadística. Esta cifra es inferior al 8,7% de mayo y al 8,8% previsto por analistas consultados en una encuesta de Reuters.

El dato de la inflación general, no armonizada, fue del 7,6%, por debajo del 7,9% del mes anterior.

Es el primer mes en el que se incluye el impacto de las medidas gubernamentales para frenar los altos precios de los combustibles y otros factores, como la caída de los precios del petróleo y un plan que ofrece viajes subvencionados en transporte público por Alemania.

“No nos dejemos engañar por esto”, dijo el economista jefe de DekaBank, Ulrich Kater, señalando el impacto de las medidas puntuales.

“No se puede obviar el hecho de que a finales de año la tasa de inflación en Alemania seguirá estando por encima del 7%”, dijo, y pronosticó que no se producirá una disminución hasta principios del próximo año.

Los mercados de bonos no se vieron afectados por los datos. Todas las miradas están puestas ahora en la primera estimación de la inflación de junio para el conjunto de la zona euro, que se publicará el viernes, y en el impacto que tendrá en la política del Banco Central Europeo (BCE), que ya ha previsto una subida de tipos de 25 puntos básicos para su próxima reunión del 21 de julio.

Los datos de España, por su parte, mostraron que la inflación a 12 meses se disparó al 10,2% en junio, la primera vez que superó el 10% desde abril de 1985, desde el 8,7% del mes anterior.

Anteriormente, la encuesta mensual de la Comisión Europea mostró que la confianza económica de la eurozona bajó a 104,0 en junio, desde los 105,0 de mayo, lo que sigue siendo mejor que la lectura de 103,0 esperada por los economistas encuestados por Reuters.

La confianza de la industria mejoró a 7,4 puntos desde los 6,5 de mayo y el de los servicios, el mayor sector de la economía, a 14,8 desde los 14,1 de mayo. Los economistas esperaban que ambos bajaran.

Los fabricantes se mostraron más optimistas en cuanto a la producción futura y la cartera de pedidos, pero no tanto en cuanto al empleo y vieron una mayor incertidumbre general. El sector de los servicios se mostró más optimista en cuanto a la actividad de los últimos tres meses, pero menos en cuanto al futuro.

La confianza de los consumidores pasó de -21,2 a -23,6, y la del comercio minorista, de -4,2 a -5,1. Los hogares tenían una visión más pesimista de la economía en el último año y para el próximo, así como de sus perspectivas de realizar compras importantes y de ahorrar.