EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

El Bundesbank establece las condiciones de ayuda a los Estados endeudados - fuentes

Nagel, del BCE, dice que los diferenciales de los bonos están justificados por ahora
Nagel, del BCE, dice que los diferenciales de los bonos están justificados por ahora Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Balazs Koranyi y Francesco Canepa

FRÁNCFORT, 4 jul -El mayor accionista del Banco Central Europeo (BCE), el Bundesbank alemán, expuso el lunes sus condiciones para prestar un nuevo apoyo a los países más endeudados de la zona euro, tras oponerse a esa ayuda en una reunión de urgencia celebrada el mes pasado.

Los responsables de la política monetaria del BCE se comprometieron a comprar más bonos de los países cargados de deuda, como Italia, en una reunión urgente del 15 de junio para contener el aumento del diferencial entre sus costes de endeudamiento y los de Alemania, mientras el banco central se prepara para subir los tipos de interés.

Sin embargo el presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, que no estuvo de acuerdo con esa decisión según fuentes de la reunión, advirtió el lunes contra el intento de decidir el diferencial correcto del mercado, ya que eso es "prácticamente imposible" y se corre el riesgo de hacer que los gobiernos sean complacientes.

"Por lo tanto, advertiría contra el uso de instrumentos de política monetaria para limitar las primas de riesgo, ya que es prácticamente imposible establecer con seguridad si un diferencial ampliado está fundamentalmente justificado o no", dijo Nagel en un discurso.

Poco después, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, dijo que es fundamental evitar la fragmentación financiera entre los 19 países de la zona del euro si la entidad quiere subir los tipos de interés y luchar contra la alta inflación, un asunto candente en Alemania.

Fue el primer desacuerdo visible entre Nagel y el BCE de Christine Lagarde desde que el primero asumió el cargo en enero y trató de poner fin a años de conflicto entre ambas instituciones.

El BCE intenta reducir los diferenciales de rendimiento utilizando los ingresos de los bonos que vencen en Alemania y otros países del norte de Europa para comprar más deuda italiana, griega, española y portuguesa. También está trabajando en una nueva herramienta para comprar aún más bonos del sur de Europa con dinero fresco.

Esto dejará probablemente a Alemania por debajo de su cuota de tenencias de bonos del BCE, ya que es poco probable que las compras de bonos periféricos se correspondan con mayores compras de papel básico en el futuro, dijeron las fuentes.

CIRCUNSTANCIAS EXCEPCIONALES

Nagel expuso sus condiciones para respaldar un nuevo plan de lucha contra los diferenciales.

Dijo que esa ayuda sólo debería darse en circunstancias excepcionales y con condiciones muy definidas, probablemente una referencia a que los países muestren prudencia financiera.

Nagel añadió que no debería obstaculizar los esfuerzos del BCE por reducir la inflación o disminuir la presión sobre los gobiernos para que apliquen políticas presupuestarias sólidas.

Fuentes dijeron a Reuters que es probable que el nuevo instrumento para comprar más bonos del sur de Europa venga con condiciones, como que la deuda de un país sea considerada sostenible por el BCE o que cumpla con las normas fiscales y las recomendaciones económicas de la Comisión Europea.

En otra posible concesión a Alemania, el BCE probablemente drenará el efectivo a través de subastas de "absorción de liquidez", en lugar de ventas directas de bonos que harían que los bancos centrales vendedores como el Bundesbank registren pérdidas, dijeron las fuentes.

RETROCRESO

Los responsables de política monetaria del BCE que han intervenido desde la reunión, entre ellos el belga Pierre Wunsch y el holandés Klaas Knot, dos de los principales partidarios del endurecimiento de la política monetaria, han respaldado la promesa de la presidenta Christine Lagarde de luchar contra la fragmentación.

Esto significa que es poco probable que la oposición de Nagel sea un obstáculo insuperable.

No obstante, sería un revés para dos instituciones que intentan llevarse bien tras una década de desacuerdos bajo los respectivos predecesores de Nagel y Lagarde, Jens Weidmann y Mario Draghi.

Lagarde ha dado a los jefes de los bancos centrales nacionales más voz en las reuniones de política y Nagel se había abstenido hasta ahora de criticar públicamente las decisiones.

No obstante, Nagel se ha visto presionado en su país por la tasa de inflación más alta desde los años 70 y la percepción de que la política monetaria del BCE está diseñada para apoyar a Estados endeudados como Italia y Grecia, en lugar de mantener los precios bajo control.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Jóvenes universitarios utilizan TikTok para educar a los votantes de la UE antes de las elecciones

¿Cómo de preparados están las empresas y los países para la revolución de la IA?

La cara y la cruz de la IA en el medioambiente, según el ecologista Bertrand Piccard