Los pedidos industriales alemanes invierten la tendencia y crecen ligeramente en mayo

El continuo enfriamiento de la actividad de la eurozona la encamina a la recesión -PMI
El continuo enfriamiento de la actividad de la eurozona la encamina a la recesión -PMI   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

BERLÍN, 6 jul – Los pedidos industriales alemanes crecieron ligeramente en mayo, superando las expectativas e invirtiendo la tendencia tras tres meses consecutivos de descenso debido a la guerra en Ucrania, según mostraron datos publicados el miércoles.

Los pedidos de bienes industriales aumentaron un 0,1% intermensual, en términos desestacionalizados, tras un descenso revisado al alza del 1,8% en abril, según las cifras de la Oficina Federal de Estadística.

Una encuesta de Reuters entre analistas había apuntado a un descenso del 0,6% intermensual de mayo.

A pesar de la estabilización, el Ministerio de Economía no vio motivos para el optimismo, señalando la continua incertidumbre causada por la guerra de Ucrania y la amenaza de una congelación del suministro de gas ruso.

Los pedidos de fabricación en el extranjero crecieron un 1,3% en mayo en comparación con el mes anterior, con un aumento del 3,7% de los nuevos pedidos procedentes de la zona no euro. Ello contrasta con la caída de los pedidos nacionales, del 1,5%, y de los nuevos pedidos de la zona euro, del 2,4%.

Según Alexander Krueger, economista jefe del banco privado Hauck Aufhaeuser Lampe, a la industria no le faltan pedidos, sino productos primarios como chips informáticos.

“Es poco probable que la situación mejore hasta que se garantice el suministro de gas y disminuyan las interrupciones en la cadena de suministros”, añadió.

Según el instituto ifo, el 75,7% de los minoristas declararon no haber recibido todos los productos que pidieron en junio, y muchos se preparan para que los problemas de suministro persistan hasta mediados de 2023.

“Los problemas de suministro se han convertido en un problema crónico para los minoristas”, dijo Klaus Wohlrabe, economista del ifo.