This content is not available in your region

Dato de empleo en EEUU aviva el argumento de un alza de tasas "inusualmente grande"

Dato de empleo en EEUU aviva el argumento de un alza de tasas "inusualmente grande"
Por Reuters

5 ago – La Reserva Federal se enfrenta a una renovada presión para ofrecer otro aumento de la tasa de interés de 75 puntos básicos en su próxima reunión en septiembre, luego de que datos mostraran que las ganancias laborales se aceleraron inesperadamente y que el empleo general está en un nivel récord pese a la vertiginosa inflación y el alza de los costos del crédito.

La economía agregó 528.000 puestos de trabajo el mes pasado, dijo el viernes el Departamento de Trabajo, una cifra mucho mayor de lo esperado. Los datos de junio se revisaron al alza para mostrar 398.000 empleos creados en lugar de los 372.000 informados previamente, mientras que la tasa de desempleo cayó a un mínimo previo a la pandemia del 3,5%.

La fortaleza del mercado laboral es un arma de doble filo para las autoridades de la Fed. Lo ven como una señal alentadora de que pueden continuar subiendo las tasas para controlar la inflación sin causar un fuerte aumento en la tasa de desempleo, pero también preocupante dado que el mercado laboral deberá enfriarse para ayudar a aliviar las presiones de los precios.

La gran cantidad de aumentos de empleo del viernes probablemente dará a los funcionarios del banco central una pausa adicional para pensar si están aumentando las tasas lo suficientemente rápido como para reducir la inflación. Un mercado laboral extremadamente ajustado ha estado impulsando un fuerte crecimiento de los salarios y el informe del viernes mostró que las ganancias promedio por hora aumentaron más de lo esperado, a un 5,2% respecto al año anterior.

“Estos son datos de empleo muy interesantes. Significa que la Fed continuará aumentando las tasas de interés”, dijo Peter Cardillo, economista jefe de mercado de Spartan Capital Securities. “Estoy sorprendido por la fortaleza del crecimiento de los salarios, estaba buscando un enfriamiento”.

Los inversores en contratos de futuros vinculados a la tasa de interés a un día de la Fed aumentaron de inmediato sus apuestas de que el banco central subiría su tasa de política monetaria 75 puntos básicos en septiembre a una probabilidad de casi el 70%, frente al 40% antes del reporte de empleo.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo la semana pasada que el banco central podría considerar otra alza de tasas “inusualmente grande” en la reunión del 20 y 21 de septiembre, visto como una decisión entre un incremento de 50 o 75 puntos básicos, con autoridades guiadas en su decisión por una serie de datos que se conocerán hasta esa fecha y cubren la inflación, el empleo, el gasto del consumidor y el crecimiento económico.

Ahora solo hay un informe laboral mensual más antes de esa reunión, mientras que la inflación ha frustrado durante meses las expectativas de que disminuiría y sigue siendo, según la medida preferida de la Fed, más de tres veces el objetivo.

La atención se centrará ahora en la lectura clave de inflación del Índice de Precios al Consumidor del próximo miércoles.

Si la Fed seguirá adelante con un tercer aumento consecutivo de la tasa de 75 puntos básicos el próximo mes, un ritmo sin precedentes en más de una generación, o retrocederá un poco es de interés central para los inversores, las empresas y los consumidores que están cada vez más temerosos de que la lucha contra la inflación pueda finalmente desencadenar una recesión.

Una serie de autoridades mostraron esta semana una determinación cada vez mayor de continuar con el agresivo endurecimiento monetario y casi todos han dejado en claro que la Fed está decidida a avanzar con las alzas de tasas hasta que vea evidencia sólida y duradera de que la inflación vuelve hacia el objetivo del 2%.

Es probable que las ganancias laborales del viernes solo hayan fomentado esa determinación. “Cualquiera que se inclinó a subirse al tren de un giro es probable que salte en la próxima estación. Esto no es indicativo de una Fed que necesitará cambiar de marcha el próximo año y comenzar a recortar (las tasas). La narrativa de un giro ha sido puesta a dormir”, dijo Art Hogan, estratega jefe de mercado de B. Riley.