This content is not available in your region

Reservas de oro de Venezuela caen seis toneladas en el primer semestre del año: balances

Reservas de oro de Venezuela caen seis toneladas en el primer semestre del año: balances
Reservas de oro de Venezuela caen seis toneladas en el primer semestre del año: balances   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

CARACAS, 15 ago – Las reservas de oro en poder del Banco Central de Venezuela (BCV) bajaron seis toneladas a junio de 2022, según el balance del primer semestre del emisor divulgado en un medio local de corte oficialista la semana pasada y visto el lunes por Reuters.

La disponibilidad de oro en barras del emisor al cierre de la primera mitad del año fue equivalente a 73 toneladas, lo que sigue siendo el nivel más bajo en 50 años, de acuerdo con las notas de los estados financieros del BCV. En el segundo semestre de 2021 el Banco Central tenía en sus bóvedas unas 79 toneladas.

El valor de las reservas de oro a junio de este año fue de 4.329 millones de dólares, 231 millones de dólares menos respecto a diciembre de 2021, cuando fueron valoradas en 4.560 millones de dólares. El Banco Central no detalló las razones de la caída en sus activos.

El emisor no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

El precio promedio del oro estimado por el emisor venezolano en su balance del primer semestre fue 1.847,48 dólares por onza troy. En la segunda mitad del 2021 el valor promedio fue 1.799,48 dólares por onza troy.

En julio pasado, el Tribunal Supremo del Reino Unido rechazó el esfuerzo del gobierno del presidente Nicolás Maduro para hacerse con el control de más de 1.000 millones de dólares en las reservas de oro de Venezuela, que están en las bóvedas del Banco de Inglaterra.

Por décadas las barras de oro del BCV superaron las 300 toneladas hasta que en el período de 2015 a 2017 las autoridades las usaron como garantía en préstamos con bancos extranjeros para tener liquidez. Una parte del oro se recuperó y otra se perdió en los canjes.

Luego, las necesidades financieras para afrontar la caída de la producción petrolera y el impacto de las sanciones estadounidenses en la comercialización del crudo llevaron al gobierno del presidente Nicolás Maduro a utilizar el oro monetario como una de sus fuentes de ingresos. Opositores denunciaron que de las bóvedas salieron en dos años unas 30 toneladas a cambio de divisas en efectivo.