This content is not available in your region

La recesión alemana es cada vez más probable, según el Bundesbank

German recession increasingly likely, Bundesbank says
German recession increasingly likely, Bundesbank says   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

FRÁNCFORT, 22 ago – La recesión en Alemania, la mayor economía de la eurozona, es cada vez más probable y la inflación seguirá acelerándose y podría alcanzar un máximo de más del 10% este otoño, afirmó el lunes el Bundesbank en un informe mensual.

Con su industria sobredimensionada y muy expuesta al gas ruso, Alemania es uno de los países más vulnerables a cualquier corte en el suministro de energía y el aumento de los costes ya está afectando a la producción, con lo que se esperan más problemas.

“El descenso de la producción económica en los meses de invierno es ahora mucho más probable”, dijo el banco central. “El alto grado de incertidumbre sobre el suministro de gas este invierno y las fuertes subidas de precios probablemente pesen sobre los hogares y las empresas”.

Rusia ha recortado las exportaciones de gas en respuesta a las sanciones occidentales por su guerra en Ucrania y muchos de los economistas, si no la mayoría, ven ahora una recesión alemana como algo inevitable.

Los elevados precios y la escasez de gas ya están obligando a Alemania a reducir el consumo y los sectores que hacen un uso intensivo de la energía, desde la producción de metales hasta la de fertilizantes, se ven muy afectados.

Los costes de la energía seguirán empujando la inflación al alza y es improbable que alcance un máximo antes del otoño, en torno a cinco veces el objetivo del 2% del Banco Central Europeo.

“En general, la tasa de inflación podría alcanzar el 10% en otoño”, dijo el Bundesbank. “El riesgo al alza para la inflación es elevado, en particular en caso que se interrumpa por completo el suministro de gas desde Rusia”.

En ese caso, aumenta el riesgo de que se produzcan rápidos aumentos salariales, sobre todo teniendo en cuenta el bajo nivel de desempleo, que podría perpetuar la alta inflación a través de una espiral de precios salariales, advirtió el Bundesbank.

El BCE subió los tipos de interés desde mínimos históricos el mes pasado para combatir la presión inflacionista, pero es casi seguro que habrá nuevas subidas, ya que las perspectivas de crecimiento de los precios no mejoran.