This content is not available in your region

Perú reduce pronóstico de crecimiento en 2022 y descarta plan alza de impuesto minero

Perú reduce pronóstico de crecimiento para este año a 3,3% en medio de agitación política
Perú reduce pronóstico de crecimiento para este año a 3,3% en medio de agitación política   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Marco Aquino

LIMA, 25 ago -Perú redujo su proyección de expansión económica para este año a un 3,3%, desde un 3,6% previo, dijo el jueves el Gobierno, que abandonó un plan para elevar los impuestos a la industria minera en medio de la caída de los precios de los metales, la alta inflación y la desaceleración del crecimiento en el país.

El ministro de Economía, Kurt Burneo, afirmó que el gobierno alista un paquete de nuevas medidas para evitar una menor expansión prevista por analistas. Según datos de la plataforma Refinitiv Eikon, la economía local crecería 2,6% este año.

Burneo no ofreció detalles de las nuevas medidas, aunque dijo que no habría sorpresa para las empresas y los trabajadores y que el plan sería lanzado pronto junto a dispositivos legales para su ejecución. “Por eso nos estamos tomando el tiempo”.

“La economía está creciendo a niveles inferiores a los que necesitamos”, manifestó a periodistas. “Si no hacemos nada estamos aspirando en tasas de crecimiento pequeñas”, añadió.

La revisión a la baja del crecimiento se produjo a raíz de “choques de oferta transitorios” que han afectado el desempeño de los sectores primarios en la primera mitad del año; y por las condiciones externas desfavorables ante la ralentización de la demanda externa, según un informe del Ministerio de Economía.

Perú, el segundo productor de cobre del mundo, espera que los precios del metal rojo bajen el 2023; y planea una mayor producción para compensar la caída de los ingresos fiscales.

El ministro Burneo refirió que en las nuevas medidas se considerarían un reimpulso del gasto privado, la aceleración de la inversión pública y la recuperación de la confianza de los agentes económicos, en medio de la incertidumbre política local.

La revisión de las proyecciones se produce en momentos en que el presidente izquierdista Pedro Castillo ha reorganizado parcialmente su gabinete por segunda vez en menos de tres semanas, mientras encara una ola de investigaciones de presunta corrupción que involucran a su propia familia.

DISPARARSE AL PIE

Burneo, el tercer ministro de Economía en el actual gobierno y apenas designado hace tres semanas, afirmó que aumentar los impuestos a la minería equivaldría a “dispararse al pie”, aunque ha insistido en que el gasto público debe crecer.

“Mal haríamos que planteando un plan de reactivación económica se cambie las tasas impositivas, sería de locos, porque si estoy hablando de confianza, hay algunas cosas que tienen su momento”, afirmó el funcionario.

El ministro señaló asimismo que presentará al Congreso en los siguientes días el proyecto de presupuesto público del próximo año, el cual debería crecer un 4% en términos reales.

Para el 2023, el ministerio espera un crecimiento de 3,5%, similar a su pronostico anterior, debido a una disipación de los conflictos en el sector minero, que permitirá mayor producción de cobre, gracias a la normalización de operaciones de la mina Las Bambas, de la china MMG Ltd, y al inicio este año de las operaciones de Quellaveco de Anglo American.

El país andino, que sufre de constantes conflictos mineros, vio cómo la producción clave en Las Bambas se paralizó desde la segunda quincena de abril hasta principios de junio por protestas de las comunidades indígenas.

A los conflictos mineros se han sumando protestas contra el Gobierno por el aumento de los precios del combustible y los alimentos a raíz de la guerra en Ucrania, que han disparado la inflación local a su nivel más alto en 25 años.

Perú prevé una inflación de 7,7% este año y 4,9% el 2023.

Según las nuevas proyecciones publicadas en el diario oficial y claves para elaborar el presupuesto público, Perú registrará este año un déficit fiscal de 2,5% del Producto Interno Bruto (PIB), similar a su estimación de fines de abril.

Para el próximo año espera un déficit fiscal de 2,4%/PIB.

El país andino estimó que anotará en el 2022 un superávit comercial de 12.552 millones de dólares y el próximo año una balanza comercial positiva de 12.291 millones de dólares; ambas cifras muy menores frente a las estimaciones previas.