EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El BCE se dispone a aplicar otra gran subida de tipos mientras la inflación se dispara

Stournaras, del BCE, dice que las tasas subirán hasta que la inflación se acerque a meta del 2%
Stournaras, del BCE, dice que las tasas subirán hasta que la inflación se acerque a meta del 2% Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Por Reuters
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Balazs Koranyi y Francesco Canepa

FRÁNCFORT, 8 sep - El Banco Central Europeo volverá a subir los tipos de interés para luchar contra la inflación desbocada, según los analistas, que sólo difieren en cuál será la magnitud del incremento.

Preocupados por la creciente inflación, los responsables de la política monetaria se están encontrando con dificultades para frenar el mayor crecimiento de los precios del bloque en casi medio siglo, que se come el ahorro de los hogares y daña a la producción de las empresas.

En última instancia, la elección estará entre un aumento de 50 o 75 puntos básicos del tipo de depósito, actualmente en el cero por ciento.

De decantarse por la segunda opción, sería la mayor subida de la historia del tipo de referencia del BCE, pero independientemente del resultado, la dirección del banco estará clara.

Se prevén más subidas en los próximos meses, ya que las presiones sobre los precios, que se espera que den paso a una recesión invernal, superan sistemáticamente incluso las previsiones más pesimistas.

Alentados por los comentarios de los dirigentes monetarios conservadores, los mercados casi han descontado una subida de 75 puntos básicos. Una ligera mayoría de los economistas encuestados por Reuters también prevén un aumento mayor.

"Creemos que es una decisión muy reñida, con buenos argumentos en cada lado, pero en última instancia creemos que prevalecerán los que abogan por una subida mayor, ya que septiembre ofrece la mejor oportunidad para enviar una clara señal de determinación", dijo el economista de Morgan Stanley Jens Eisenschmidt.

"Sean 50 o 75 puntos básicos, (...) prevemos que el ciclo de subidas del BCE termine en el 2% en marzo".

La decisión también encierra un dilema sobre la estrategia del organismo.

Las actualizaciones de las previsiones del BCE mostrarán con toda seguridad una inflación mucho más alta y un crecimiento económico mucho más débil.

Los elevadísimos precios de la energía mermarán el poder adquisitivo y, casi con toda seguridad, sumirán al bloque en una recesión que podría verse agravada por un BCE agresivo, especialmente con el aumento de los costes de los préstamos para los Estados, en un momento en el que tratan de aplicar medidas para ayudar a los más afectados.

Una gran subida después de una década de tipos ultrabajos también va en contra de la orientación del BCE hacia el gradualismo y varios dirigentes de la institución, entre ellos Fabio Panetta, miembro del Consejo de Gobierno, y Yannis Stournaras, gobernador del banco central griego, han defendido una subida menor.

Los bancos centrales tampoco se encuentran impotentes a la hora de hacer frente a una inflación provocada por las alteraciones de la oferta y las subidas de tipos actuales afectarán a la economía en los años venideros, cuando la inflación disminuya por sí sola.

CREDIBILIDAD

Sin embargo, una actuación tímida ahora podría hacer subir las expectativas de inflación a largo plazo desde niveles ya elevados, debilitando la credibilidad del BCE en su lucha contra la inflación y poniendo en entredicho el propio marco de su mandato.

La inflación general de la zona euro supera el 9%, mientras que su tasa subyacente es del 4,3%, más del doble del objetivo del BCE, lo que indica que las presiones sobre los precios impulsadas por la energía se están filtrando cada vez más al conjunto de la economía.

Un incremento menor también debilitaría al euro, ya que la Reserva Federal de Estados Unidos está subiendo los tipos con mayor rapidez, lo que a su vez alimentaría aún más la inflación, ya que la energía está denominada en dólares.

Por ello, casi media docena de dirigentes monetarios han apoyado públicamente la opción de poner sobre la mesa 75 puntos básicos, lo que da al debate un sesgo alcista.

La recesión que se avecina también justifica que se adelanten las subidas de tipos, ya que será difícil comunicar que se va a actuar de forma agresiva una vez que se consolide la recesión.

Algunos responsables del BCE podrían incluso dar la bienvenida a una recesión poco profunda que —ante la escasez actual de mano de obra disponible— podría proporcionar alivio a las empresas que ahora tienen dificultades para encontrar trabajadores.

"Esperamos subidas de tipos de 75, 50 y 25 puntos básicos en las próximas reuniones de este año, llevando el tipo de depósito a territorio neutral a medida que la economía se ralentiza, y otras tres subidas de 25 puntos básicos el año que viene", dijo el economista de Société Générale Anatoli Annenkov.

Además del anuncio de las tasas de interés, el BCE debatirá probablemente la forma de pagar los intereses por el exceso de reservas depositadas por los bancos comerciales, que ahora disfrutan de una ganancia sin riesgo por los billones de euros que circulan por el sistema financiero.

El BCE también podría debatir si empieza a reducir su balance como parte de su proceso de normalización de la política monetaria.

Sin embargo, no se espera ninguna decisión en ninguno de estos ámbitos.

El BCE anunciará su decisión monetaria y presentará las nuevas proyecciones económicas a las 1215 GMT, tras lo cual la presidenta, Christine Lagarde, ofrecerá una conferencia de prensa a las 1245 GMT.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los investigadores utilizan la IA para que puedas chatear con tu 'yo del futuro'

51 millones de euros robados en criptomonedas en el hackeo a BtcTurk

Los coches sin conductor suelen ser más seguros que los conducidos por humanos, según un estudio