EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Brainard dice que los tipos seguirán siendo restrictivos, pero que la Fed vigilará los riesgos

Datos de EEUU podrían estar alineándose con escenario de "aterrizaje suave": vicepresidenta Fed
Datos de EEUU podrían estar alineándose con escenario de "aterrizaje suave": vicepresidenta Fed Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Por Reuters
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Howard Schneider y Ann Saphir

CHICAGO, 10 oct -La vicepresidenta de la Fed, Lael Brainard, afirmó el lunes que la Reserva Federal de Estados Unidos tiene clara la necesidad de una política monetaria restrictiva para reducir la inflación, pero que la trayectoria y el ritmo de las subidas de tipos seguirán "dependiendo de los datos", mientras el banco central vigila la economía y la evolución de los riesgos nacionales y mundiales.

En el discurso preparado y en las respuestas a las preguntas, Brainard dijo que las subidas de tipos de la Reserva Federal hasta la fecha estaban empezando a ralentizar la economía —quizás incluso más de lo esperado— y que el peso total de una política más estricta no se notaría hasta dentro de unos meses.

Además, las subidas de tipos "concurrentes" de los bancos centrales en el extranjero mientras todos ellos luchan contra los brotes locales de inflación estaban creando un impacto "mayor que la suma de sus partes" que planteaba riesgos potenciales que las autoridades estadounidenses debían vigilar, dijo Brainard.

"Está claro que la política monetaria será restrictiva durante algún tiempo, hasta que haya confianza en que la inflación baje... El Comité (Federal de Mercado Abierto) ha dicho que los tipos de interés oficiales seguirán aumentando", dijo Brainard. Pero "también iremos aprendiendo sobre la marcha y esa evaluación reflejará los datos entrantes y también los riesgos a nivel nacional y mundial ... La trayectoria real de la política (monetaria) dependerá de los datos".

Se refirió a las proyecciones de los responsables de la política monetaria sobre la trayectoria de los tipos de interés —que en septiembre mostraban que la mediana de los dirigentes monetarios preveía que los tipos de interés de referencia de la Fed subieran hasta alrededor del 4,6% el año próximo— como "muy útiles en un momento dado", pero que en cualquier caso estaban basadas en las expectativas sobre la evolución de la economía.

"Las cosas pueden cambiar", dijo.

Brainard no dio ninguna sensación de que la Fed estuviera flaqueando en su decisión de sofocar la inflación, que actualmente triplica el objetivo del 2% del banco central, ni de que la Fed no vaya a proceder a las subidas de tipos previstas, incluida una posible subida de tres cuartos de punto en su sesión del 1 y 2 de noviembre.

En una comparecencia en una conferencia de la Asociación Nacional de Economía Empresarial, reafirmó que sería arriesgado que la Fed diera marcha atrás "prematuramente" en su endurecimiento de los tipos, y que la inflación "tardaría algún tiempo" en bajar.

Sin embargo, habló en un momento de creciente preocupación externa por el hecho de que la velocidad de las subidas de tipos de la Reserva Federal estaba estresando a la economía mundial y había superado la capacidad del banco central para controlar el impacto que estaba teniendo.

En una encuesta realizada por NABE entre 45 pronosticadores profesionales, algo más de la mitad afirmó que "el mayor riesgo a la baja para las perspectivas económicas de Estados Unidos es un exceso de restricción monetaria".

Los responsables de la Reserva Federal han descartado en su mayor parte esas preocupaciones, reconociendo los riesgos de un exceso de restricción, pero afirmando también que necesitan llevar el tipo de interés a un nivel que consideren que permitirá controlar la inflación mediante la contención de la economía.

La Fed ha subido los tipos rápidamente este año, utilizando incrementos de tres cuartos de punto últimamente para llevar el tipo de interés de referencia a una horquilla entre el 3% y el 3,25%.

En declaraciones separadas en el evento de NABE, el presidente de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, dijo que los nuevos datos tendrían que "sacudir" las proyecciones económicas de los responsables de la política monetaria para desviar a los dirigentes monetarios de la tasa del 4,6% que han fijado para el próximo año.

"Nos dirigimos a este tipo de fondos federales del cuatro y medio por ciento para marzo", dijo Evans, y queda poco tiempo para que los datos cambien las opiniones de los representantes.

Al igual que Evans, Brainard expuso algunas de las dinámicas que, en su opinión, podrían ayudar a reducir la inflación y dejar intactos el mercado laboral y la economía de Estados Unidos.

Brainard dijo, por ejemplo, que en el comercio minorista y otras industrias había "un amplio margen para la recompresión de los márgenes" —en la práctica, menores beneficios empresariales— para reducir el precio de los bienes, junto con nuevas mejoras en las cadenas de suministro y la contratación.

Sin embargo, también hizo hincapié en algunos de los riesgos en evolución, como la posible tensión en los mercados financieros y lo que podría ser una desaceleración más rápida de lo previsto en Estados Unidos.

"La producción se ha desacelerado en lo que va de año más de lo previsto", en sectores como el de la vivienda que están directamente influidos por los costes de los préstamos, dijo Brainard.

También hay indicios de que los consumidores estadounidenses han gastado los saldos de los hogares más rápido de lo que se estimaba, una posible señal de la desaceleración del gasto de los consumidores que se avecina, dijo.

A nivel mundial, "la incertidumbre sigue siendo alta", dijo Brainard, señalando que un cambio brusco en el apetito de riesgo "podría amplificarse, especialmente dada la frágil liquidez en los principales mercados financieros"

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Lo que están aprendiendo los países de la OTAN sobre la tecnología de defensa ucraniana

La insignia azul de X es "engañosa", asegura Bruselas

Alemania desata la ira de China tras anunciar que prohibirá sus redes 5G en el país a partir de 2026