Actividad empresarial de EEUU sigue siendo débil en el inicio del año, pero perspectivas mejoran

Actividad empresarial de EEUU sigue siendo débil en el inicio del año, pero perspectivas mejoran
Actividad empresarial de EEUU sigue siendo débil en el inicio del año, pero perspectivas mejoran   -  Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

NUEVAYORK, 24 ene – La actividad empresarial estadounidense se contrajo por séptimo mes consecutivo en enero, aunque la desaceleración se moderó tanto en el sector manufacturero como en el de servicios por primera vez desde septiembre, mientras que la confianza empresarial se fortaleció al comenzar el nuevo año.

Al mismo tiempo, una encuesta de S&P Global publicada el martes mostró un aumento de la presión sobre los precios por primera vez desde la primavera boreal pasada, lo que indica que la inflación está lejos de contenerse a pesar de las agresivas medidas adoptadas por la Reserva Federal para contenerla.

Esto aumenta las probabilidades de que el banco central estadounidense tenga que mantener la presión con tasas de interés más altas.

El índice compuesto de producción de Estados Unidos de S&P Global subió a 46,6 en enero las lecturas por debajo de 50 indican contracción de la actividad desde una lectura final de 45,0 en diciembre.

Aunque se trata de la cifra más alta de los últimos tres meses, las empresas siguen informando que la demanda es débil y que la elevada inflación es un obstáculo para el gasto de los clientes.

En tanto, el PMI manufacturero de S&P Global se situó en 46,8 este mes, por encima del 46,2 de diciembre y superando la estimación promedio de 46,0 en una encuesta de economistas realizada por Reuters.

En el amplio sector servicios, que representa dos tercios de la producción económica estadounidense, el ritmo de contracción se moderó a 46,6 en enero, frente al 44,7 del mes pasado. También superó la estimación mediana de la encuesta de Reuters, de 45,0 puntos.

Por otra parte, los precios de los insumos de las empresas de servicios y de bienes aumentaron intermensualmente por primera vez desde mayo.

“La preocupación es que, no solo la encuesta ha indicado una desaceleración de la actividad económica a principios de año, sino que la tasa de inflación de los costos de los insumos se ha acelerado en el nuevo año”, dijo Chris Williamson, economista jefe de negocios de S&P Global Market Intelligence, en un comunicado.

“Eso podría alentar un mayor endurecimiento agresivo de la política de la Reserva Federal a pesar de los crecientes riesgos de recesión”, agregó.

La encuesta de S&P Global es un nuevo indicador que muestra que la economía estadounidense se está enfriando en gran medida como respuesta a las alzas de tasas de la Fed, pero la posibilidad de que caiga en recesión sigue siendo una incógnita.

Aunque la demanda de bienes por parte de los consumidores se ha enfriado notablemente a medida que las alzas de tasas de la Fed encarecen compras como la vivienda y los vehículos de motor, otros indicadores señalan que la demanda de servicios se mantiene sobre una base más sólida.