EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Los mercados escudriñan el lenguaje de la Fed en busca del fin de las subidas de tipos

EEUU-FED-ORIENTACION:Los mercados escudriñan el lenguaje de la Fed en busca del fin de las subidas de tipos
EEUU-FED-ORIENTACION:Los mercados escudriñan el lenguaje de la Fed en busca del fin de las subidas de tipos Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Derechos de autor Thomson Reuters 2023
Por Reuters
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Ann Saphir

30 ene - Los banqueros centrales de Estados Unidos han telegrafiado sin ambigüedades la decisión de política monetaria de esta semana: un aumento de un cuarto de punto porcentual de su tipo de interés de referencia, el menor desde que iniciaron su ciclo de endurecimiento hace 10 meses con una subida del mismo volumen.

Lo que no está tan claro es si seguirán anunciando "aumentos continuos" del tipo de interés oficial a medida que se acumulen las pruebas de que tanto la inflación como la economía están perdiendo impulso.

La Reserva Federal ha incluido esa frase en todas sus comunicados de política monetaria desde marzo de 2022, cuando los responsables acababan de empezar a subir los costes de endeudamiento desde casi cero y querían señalar que había mucho más endurecimiento por delante.

La subida de tipos prevista en la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) del 31 de enero al 1 de febrero situaría el tipo de interés oficial entre el 4,5% y el 4,75%. Se trata de dos subidas de un cuarto de punto menos que el nivel que la mayoría de los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal consideraron en diciembre "suficientemente restrictivo" para controlar la inflación.

¿Significa la expresión "continuos" solo dos subidas más? Es difícil saberlo", dijo Karim Basta, de III Capital Management.

Al mismo tiempo, dijo, "habrá cierta cautela" a la hora de hacer cualquier cosa que pueda alimentar las expectativas del mercado sobre la inminencia de una pausa en las subidas de tipos.

Eso es exactamente lo que los mercados financieros ya están anticipando: el fin de las subidas de tipos en marzo, con el objetivo de política monetaria en la horquilla del 4,75%-5%, seguido por recortes de tipos a partir de septiembre ante lo que muchos economistas pronostican que será una relajación de la inflación y una recesión. Los dirigentes monetarios de la Reserva Federal, al menos hasta diciembre, no habían previsto recortes de tipos antes de 2024.

"Cualquier señal al mercado de que están a punto de terminar no hace más que dar luz verde a los mercados de que el próximo movimiento es un recorte de tipos", dijo el jefe de economía internacional de ING, James Knightley.

En su opinión, esto podría relajar las condiciones financieras que la Reserva Federal se ha esforzado en endurecer y, potencialmente, avivar la inflación, socavando sus esfuerzos por controlarla.

"¿Por qué agitar las aguas? ¿Por qué arriesgarse a desestabilizar la situación?", dijo Knightley. "La pregunta clave es hasta qué punto están comprometidos con nuevas subidas de tipos".

UNA SALIDA HONORABLE

No cabe duda de que el endurecimiento más intenso de la Fed —con una racha de cuatro subidas consecutivas de 75 puntos básicos para hacer frente lo más rápidamente posible a una inflación que alcanzó máximos de 40 años— está dando paso a algo más gradual. Aun así, sigue habiendo mucha incertidumbre sobre el grado de endurecimiento necesario.

La inflación se está calmando. El índice de precios subyacente de los gastos de consumo personal, que la Reserva Federal utiliza para medir el impulso de la inflación subyacente, subió un 4,4% en diciembre con respecto al año anterior; en los tres meses más recientes, la media anualizada fue del 3,2%. Con todo, esta cifra está muy por encima del objetivo del 2% de la Reserva Federal.

La respuesta agresiva de la Reserva Federal también parece haber calado en los consumidores estadounidenses, que hasta el verano pasado habían empezado a considerar el aumento de la inflación como un fenómeno más duradero, un hecho preocupante que había sido uno de los catalizadores de la rápida aceleración de las subidas de tipos. El viernes, los datos de la Universidad de Michigan mostraron que las opiniones de los consumidores sobre la inflación a corto plazo han caído al nivel más bajo desde abril de 2021 y que las expectativas de crecimiento de los precios a largo plazo han retrocedido desde los máximos de la década del año pasado.

La economía está empezando a ralentizarse, pero la tasa de desempleo del 3,5% no ha sido más baja en más de 50 años. El crecimiento de los salarios es mucho mayor de lo que los responsables de la Reserva Federal consideran coherente con la estabilidad de los precios.

Históricamente, los dirigentes monetarios de la Reserva Federal suelen anticipan un aumento de la incertidumbre y posibles puntos de inflexión con cambios sutiles en el lenguaje de sus mensajes sobre política monetaria, diseñados para esbozar el camino más probable a seguir sin comprometerlos en exceso.

A finales de 2005, por ejemplo, tras más de un año de subidas constantes de los tipos de interés, los responsables de la política monetaria quisieron "despedir con honores" algunas palabras de su comunicado posterior a la reunión, según muestran las transcripciones, que señalaban la probabilidad de subidas "moderadas" de los tipos para eliminar el término "acomodación".

En enero, se decidieron por la frase "puede ser necesaria una política monetaria más firme", una frase que, según dijo a sus colegas el presidente de la Fed, Alan Greenspan, reflejaba el hecho de que la Fed ya no tenía un plan establecido, sino que se guiaría "en gran medida" por los datos entrantes.

A finales de 2018, los dirigentes monetarios de la Fed también querían mostrar una mayor dependencia de los datos y un endurecimiento adicional relativamente limitado. Los retoques en su comunicado de diciembre para decir que el comité "juzga que algunos" en lugar de "espera" que "nuevos aumentos graduales" en los tipos de interés serían consistentes con sus objetivos marcó el final de esa ronda de aumentos del coste de la deuda.

No está claro si cualquiera de estos cambios servirá de modelo para la próxima semana. En comentarios públicos recientes, los dirigentes económicos de la Reserva Federal han ofrecido sus propias descripciones de la senda de subidas de tipos, entre ellas el "endurecimiento continuado de la política monetaria" de Christopher Waller, gobernador de la Reserva Federal, que suele tener influencia.

La vicepresidenta de la Fed, Lael Brainard, y el presidente de la Fed de Nueva York, John Williams, que colaboran estrechamente con el presidente de la Fed, Jerome Powell, en la elaboración de la retórica oficial, no ofrecieron por su parte ninguna nueva orientación sobre la subida de tipos en sus recientes discursos, aunque tanto Brainard como Williams subrayaron que la Fed debe "mantener el rumbo" en su lucha contra la inflación, una expresión que Powell también ha utilizado a menudo.

Los analistas están divididos sobre si la Fed planea retirar la expresión "continuos" en favor de un mensaje que dé menos la impresión de que la política monetaria está en piloto automático aunque sigue dirigiéndose al alza, como los analistas de BNP sugirieron esta semana.

"Es un problema muy delicado. Es una cuestión de lenguaje delicada, pero creo que lo mejor sería que no lo cambiaran", afirma la economista jefe de Nationwide, Kathy Bostjancic, adoptando la postura contraria. "No quieren que las condiciones financieras se vuelvan notablemente más fáciles de lo que son actualmente".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El auge de la IA propulsa a Nvidia como la empresa más valiosa del mundo

La UE confía en que las investigaciones sobre la ASD se cierren en unos meses

La OTAN inicia su inversión de 1.000 millones de euros en tecnología de defensa basada en inteligencia artificial, espacio y robótica