Esta empresa convierte tu coche de gasolina en uno eléctrico en ocho horas

La start-up alemana e-Revolt asegura que puede convertir un coche de combustión interna en un vehículo eléctrico en menos de un día.
La start-up alemana e-Revolt asegura que puede convertir un coche de combustión interna en un vehículo eléctrico en menos de un día. Derechos de autor E-Revolt
Por David Walsh
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Gracias a un método que permite instalar baterías en hasta 42 modelos de automóviles convencionales, la 'start up' e-Revolt cree que puede reducir el tiempo de conversión de meses a un día.

PUBLICIDAD

El coste de un coche eléctrico nuevo se cita a menudo como uno de los principales factores que desaniman a los propietarios de vehículos que quieren tomar decisiones más ecológicas y sostenibles. Pero, ¿y si, en lugar de dejarse llevar y desembolsar el dinero para comprar un nuevo vehículo eléctrico que no puede permitirse, pudiera conservar su coche actual y seguir siendo ecológico?

La conversión de vehículos que consumen combustibles fósiles en otros que funcionan con baterías no es un concepto nuevo, ya que el principio se aplica incluso a coches antiguos para adaptarlos a la era moderna y ecológica. El proceso, sin embargo, puede ser arduo, y las empresas existentes cotizan entre dos semanas y seis meses para llevar a cabo el trabajo necesario en un coche con motor de combustión interna (ICE).

Gracias a un novedoso flujo de trabajo y al diseño de su batería, una empresa alemana cree que puede reducir el tiempo de espera de los clientes a tan sólo ocho horas. Y no sólo eso: puede convertir hasta 42 modelos diferentes de los principales fabricantes de automóviles -incluidos el Volkswagen Golf y el Polo, el Audi A3 y el Seat León- con un kit de talla única.

Puede que a muchos les parezca demasiado bueno para ser verdad, pero la forma en que e-Revolt ha enfocado el proceso de conversión la ha situado, desde el principio, en una trayectoria diferente a la de otras empresas del sector que buscan ampliar su escala. "Es una producción. Eso significa que tienes que pensar en cómo puedes hacerlo más rápido y más fácil, etc. Pero esto sólo funciona si tienes una idea clara y si tienes mucho volumen, porque tienes que invertir mucho trabajo y dinero por adelantado para desarrollar todo esto", explica a 'Euronews Next' Rolf Behling, director general y responsable técnico de e-Revolt.

Necesidad de velocidad

Entonces, ¿cómo funciona y por qué el plazo de entrega es tan corto en comparación con las soluciones existentes? "Quitamos el motor de combustión y tenemos un bastidor que utiliza los antiguos puntos del motor", explica Timo Walden, director de proyectos de e-Revolt y uno de los primeros inversores de la empresa. "Y así podemos cambiar fácilmente sólo el motor por el nuevo bastidor y los componentes. Y por eso somos mucho más rápidos que una solución individual. Así que el bastidor es una parte importante de nuestra rapidez".

La empresa afirma que suele tardarse una media de un día en completar el proceso, que incluye desmontar el viejo bloque motor del coche y sustituirlo por su tecnología patentada de baterías y bastidor del motor, así como la digitalización completa del vehículo. Con un coste de entre 12.000 y 15.000 euros para completar el trabajo, el precio puede tranquilizar a muchos consumidores que actualmente no pueden estirar su presupuesto para comprar un nuevo vehículo eléctrico. Aunque la velocidad es clave para que el proceso de conversión sea escalable, la capacidad de adaptar la producción es el as en la manga de e-Revolt.

Aunque la configuración actual está pensada para adaptarse a una serie de modelos de marcas de coches concretas, el equipo afirma que puede hacer frente al reto de un cliente que quiera adaptar un vehículo totalmente distinto volviendo a la pizarra de diseño. "No hay una solución única que sirva para vehículos concretos o un grupo de vehículos. Y si se trata de un vehículo nuevo, hay que replantearse qué hay que cambiar", explica Behling, antiguo ingeniero de software.

Pero, ¿por qué molestarse en transformar un coche viejo? ¿Se muestra la gente receptiva a la idea de prolongar la vida útil de su vehículo actual?

"Yo diría que el 95% de la gente lo ve con buenos ojos. Hablan con nosotros y nos dicen: 'Vale, es genial. Es una buena idea. No hace falta tener nuevos recursos. Se pueden reutilizar'. Algunos dicen: 'Sí, muy bien. Quizá esté bien tenerlo como segundo coche', o algo así", afirma Behling. El público que paga puede ver el sentido común de reutilizar y actualizar un coche, pero el otro posible escollo son las propias empresas automovilísticas, muchas de las cuales están presionando para diseñar y producir una gama más amplia de modelos de vehículos eléctricos para el mercado.

Apoyar la economía circular

¿Cómo reaccionan al oír que los motores y componentes originales, diseñados en la propia empresa, están siendo arrancados y desechados de sus coches en favor de piezas de otra compañía? "Entienden que la idea es bastante buena. Depende de con quién hables. Si hablas con vendedores, no les gusta porque quieren vender un coche nuevo", explica Behling. "Pero si hablas, por ejemplo, con los fabricantes de coches, entonces les gusta la idea porque dicen que, por supuesto, la economía circular es para ellos un tema muy importante".

En un momento en el que el mundo se enfrenta a las consecuencias de la crisis climática, ser visto como parte de la solución a los coches de combustión contaminantes es también una poderosa motivación para que los fabricantes de automóviles se suban al carro. "Creo que hay una forma en la que quizá podamos trabajar juntos en el futuro, porque las empresas saben que la verdadera solución no es tirar el coche cada vez", dijo Walden a 'Euronews Next'.

"Por tanto, el coche tiene que ser sostenible, no sólo para serlo, sino para serlo de verdad, para que se pueda utilizar en una economía circular y actualizarlo en el futuro con una nueva batería". Prolongar el ciclo de vida de los vehículos de forma sostenible y pensando en la economía circular da a una PYME como e-Revolt una capacidad de adaptación de la que carecen la mayoría de los grandes fabricantes.

La duración actual de la batería da a los coches convertidos por e-Revolt una autonomía estimada de 250 a 300 km con una sola carga, pero se está desarrollando para mejorar este rendimiento. "Ese es un punto positivo [de e-Revolt], porque nuestros coches o nuestras soluciones son modulares. Así que si, por ejemplo, un día hay una batería mejor, no necesitamos el tiempo que necesita un OEM [fabricante de equipos originales] normal -dos o tres años o más- para introducir esta nueva batería en el coche. Podemos decir: "Vale, si quiere cambiarla, podemos cambiarla por la batería nueva". Así que todo, cada componente, puede cambiarse por otro", añade Walden.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El coche de carretera más rápido del mundo sale a subasta: ¿Vale lo que cuesta?

COP28 | Los líderes europeos piden la eliminación progresiva de los combustibles fósiles

La policía ayuda a un hombre "secuestrado" por su vehículo eléctrico en Escocia