This content is not available in your region

COVID-19 Pasaportes de vacunación: ¿La vía hacia la libertad o un ataque a nuestras libertades?

Colas ante los controles del aeropuerto de Roma
Colas ante los controles del aeropuerto de Roma   -   Derechos de autor  Andrew Medichini/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Por Amin Guidara  & Danielle Olavario
Tamaño de texto Aa Aa

Europa ya se ha pronunciado a favor de los polémicos pasaportes de vacunación.

En Dinamarca se han producido protestas en contra de estos certificados, antes incluso de que se hayan introducido. La OMS está en contra, diciendo que aunque las vacunas previenen el COVID-19, todavía no se ha demostrado que prevengan la transmisión.

Esto pone en duda la eficacia de los pasaportes para prevenir la propagación del COVID-19. A pesar de todo, muchos países europeos están estudiando la posibilidad de introducir estos pasaportes. Y la propia OMS colabora con Estonia en la creación de un certificado electrónico de vacunación con Estonia.

Más detalles en el vídeo del reproductor.

Los pasaportes de vacunación, que en realidad no son pasaportes sino un certificado de vacunación, podrían permitir a los vacunados disfrutar de una vuelta a cierta "normalidad". Podrían utilizarse para entrar en restaurantes, bares, festivales y aviones. Pero muchos sostienen que tienen inconvenientes.

Los "pasaportes" podrían crear dos clases de ciudadanos: los vacunados y los no vacunados. Esto parece especialmente injusto en los muchos países en los que todavía es muy difícil acceder a las vacunas: se prevé que algunos países en desarrollo no recibirán ninguna dosis hasta 2024.

"Es hipócrita", argumenta Catherine Haguenau-Moizard, profesora de Derecho de la Universidad de Estrasburgo. "No se puede hacer algo intermedio en el que [la vacunación] no sea obligatoria, pero sí lo sea para acceder a una serie de servicios".

Los pasaportes de vacunación también plantean cuestiones relacionadas con los datos personales y la privacidad.