This content is not available in your region

Sindicatos de Ryanair convocan una huelga de cinco meses desde agosto: "Hay un goteo de despidos"

Un vuelo comercial de Ryanair
Un vuelo comercial de Ryanair   -   Derechos de autor  Anna Szilagyi/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved.
Por Laura Llach

Parece que el pulso entre los sindicatos de Ryanair y la directiva no ha hecho más que empezar. Tras unos meses de junio y julio marcados por los paros en los aeropuertos, USO y Sitcpla, dos sindicatos de tripulantes de cabina de Ryanair, han convocado una huelga que durará cinco meses. Se extenderá desde el próximo ocho de agosto hasta el siete de enero de 2023.

Las jornadas de huelga tendrán lugar cada semana, de lunes a jueves, y durarán 24 horas, según han informado a Euronews fuentes de Unión Sindical Obrera (USO). En esta reciente convocatoria una de las nuevas exigencias es la readmisión inmediata de los 11 trabajadores despedidos por realizar la huelga este mes de julio.

“Estamos viendo un goteo de despidos casi a diario. La semana pasada fue el décimo trabajador y ayer otro compañero de Barcelona que llevaba 12 años en la empresa”, sostienen estas mismas fuentes sindicales. Además, piden que se paralicen los expedientes sancionadores a casi 100 trabajadores que siguieron los paros.

“Lo están utilizando como una forma de amedrentar a la plantilla. Es su forma de avisar a los trabajadores de que tengan cuidado con ir a la huelga”, asegura la portavoz del sindicato.

A pesar de la situación, la empresa se niega a sentarse con los sindicatos. “Todavía no ha habido ningún tipo de acercamiento por su parte”, denuncian desde USO. El balance que dejan 18 días de paro desde el comienzo del verano se cifra en 310 cancelaciones y alrededor de 3.455 retrasos en las 10 bases de Ryanair en España. “Aún con todos los obstáculos ha habido entre un 35% y 40% de seguimiento de la huelga”.

La nueva convocatoria afectará principalmente a los aeropuertos de Madrid-Barajas, Barcelona, Málaga, Alicante, Sevilla y Palma de Mallorca. Aunque las conexiones tanto nacionales como internacionales se verán interrumpidas.

Demandas de los sindicatos

Las exigencias de los trabajadores a la aerolínea low cost pasan por “aplicar unos derechos laborales básicos” en palabras del sindicato. Hace unos meses, Ryanair dejó la negociación con USO y Sitcpla para acordar un convenio con CC OO, otro de los sindicatos. Solo los trabajadores afiliados a este último sindicato se podrán beneficiar de las condiciones del convenio, algo que desde USO no consideran aceptable. Es aquí cuando estalló la huelga.

Lo que piden es que se aplique la legislación laboral española en materia de descansos, que entren en vigor los 14 días festivos con los que cuentan los trabajadores españoles, en lugar de los 9 que tiene la empresa, y el freno a la subcontratación por medio de agencias de empleo como Workforce y Crewlink bajo legislación irlandesa.

Además, exigen una subida salarial para volver a los niveles que tenían previos a la pandemia. La Covid trajo una rebaja de sueldo sustancial para la plantilla debido a la situación de parón que vivieron todas las aerolíneas y los sindicatos señalan que el salario de los empleados no se ha recuperado.

A esto se le suma la reivindicación del colectivo que solo cobra por horas voladas. Para ellos los sindicatos piden que tengan como salario base al menos el mínimo interprofesional.

La posición de la empresa

Por su parte, Ryanair asegura que ha llegado recientemente a un acuerdo con el principal sindicato español, CCOO sobre los salarios, rosters (4 días en activo seguidos de 3 jornadas libres) y los complementos para sus tripulantes de cabina españoles.

"Las recientes huelgas de USO/SITCPLA han tenido un escaso apoyo y un efecto mínimo en los vuelos de Ryanair. Ryanair opera más de 3.000 vuelos diarios (casi 100.000 al mes) y menos del 1% se han visto afectados por las huelgas. Se espera que la interrupción sea mínima, si es que hay alguna, en la operativa programada para este invierno".

Este miércoles, penúltima jornada del mes de julio, se han registrado nueve cancelaciones y 42 retrasos. El aeropuerto de Barcelona- El Prat ha sido el más afectado, seguido por el de Madrid y Málaga.