EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

¿Mesa para uno? Los restaurantes de Barcelona rechazan a los comensales solitarios en favor de los grupos de turistas

Turistas comen en una de las populares terrazas al aire libre de Barcelona.
Turistas comen en una de las populares terrazas al aire libre de Barcelona. Derechos de autor Photo by Davide Bonaldo/Sipa USA
Derechos de autor Photo by Davide Bonaldo/Sipa USA
Por Euronews Travel
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La población local se siente cada vez más frustrada por los restaurantes que intentan obtener el máximo beneficio de los turistas durante la ajetreada temporada estival.

PUBLICIDAD

Los viajeros solitarios que visiten Barcelona podrían pasar hambre muy pronto, ya que algunos restaurantes han prohibido cenar solos.

Las terrazas son muy populares en primavera y verano, cuando millones de turistas acuden a la ciudad. Sin embargo, los restaurantes han empezado a rechazar a los comensales solitarios en favor de grupos ya que aportan más dinero.

En el centro de Barcelona, algunos restaurantes -sobre todo en la calle de Blai, conocida por sus bares de tapas, y en el barrio del Eixample- han empezado a rechazar a clientes solitarios.

Según el diario El País, los camareros ponen excusas como que no hay sitio o les niegan a sentarse en las terrazas.

A los solitarios les dan mesas en un rincón y excusas

Para las personas que viajan y cenan solas, no es raro que el recibimiento sea frío. Que te sienten al lado del baño, de la cocina o incluso que te lleven a un rincón escondido es demasiado habitual.

Pero los barceloneses también están notando el impacto del turismo en los restaurantes de la ciudad.

Un barcelonés contó al periódico español que, en una misma noche, probó en varios establecimientos y en todos le rechazaron, a pesar de que había mesas vacías.

IMAGO/Mario Aurich via Reuters Connect
Los lugareños se están viendo desplazados en los restaurantes durante las temporadas de primavera y verano.IMAGO/Mario Aurich via Reuters Connect

"En la primera terraza que conseguí mesa, llegó rápidamente un camarero y me dijo que estaba reservada. No lo estaba. Nada más levantarme, un grupo de guiris (extranjeros) que estaban detrás de mí se sentaron", relata.

En otro le dijeron que sólo tendría 20 minutos para comer y en el último restaurante que probó directamente le dijeron que la terraza era sólo para grupos.

¿Por qué rechazan los restaurantes a los comensales solitarios?

El motivo es económico. Las mesas con grupos suelen gastar más que alguien que come solo. Y los grupos de turistas gastan más que los locales.

Los habitantes de la zona se sienten cada vez más frustrados porque los restaurantes intentan sacar el máximo beneficio de los turistas.

Si antes podían sentarse fuera a tomar algo por la noche o un café por la tarde, ahora les dicen que no.

A medida que las temperaturas empiezan a subir en primavera, los residentes se ven obligados a adaptarse a los horarios de comida de los turistas, y muchos establecimientos se niegan a recibir a quienes buscan una bebida rápida después de la medianoche.

"4 de la tarde. Antes de entrar en el MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona) queremos tomar un café", decía la periodista Noemí Vilaseca en un post en las redes sociales en julio.

"No nos lo sirven en la terraza, porque 'es la hora del aperitivo [antes de cenar, claro]", prosiguió.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Atascos kilométricos en las autopistas europeas por las vacaciones de verano

El complicado futuro del turismo en Barcelona debido a la falta de agua

Un billete de tren de 10 euros al día perfecto para visitar la mayor región vinícola de Francia