La breve pero extremadamente violenta tormenta eléctrica del sábado por la tarde, en el sudeste de Francia dejó un muerto e incalculables pérdidas en el mundo de la agricultura. Una turista alemana falleció en la localidad de Taninges, en los Alpes, víctima de la caída de un árbol
Leer artículo completo

Más sobre Noticias