Los rusos habían dado un golpe en la mesa y amenazaban con dejar la institución. Esto iba a suponer en un futuro, privar a su propio pueblo de recurrir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, por lo que al final se ha decidido devolverle el voto.
Leer artículo completo

Más sobre Noticias