Chirría el cielo sobre Kurú, en la Guayana francesa, tras el fracaso de un cohete Vega que debía poner en órbita un satélite de uso civil y militar de Emiratos Árabes Unidos. La compañía aeroespacial francesa ha pedido perdón públicamente a sus clientes.
Leer artículo completo

Más sobre Noticias