Video

euronews_icons_loading
Un policía cierra la puerta de un centro para migrantes en Roszke, Hungría