EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

La gente rebusca en la basura y recoge plásticos en el vertedero de Dandora en Nairobi, Kenia.
Ultima actualización:

Video. Cuando la basura es tu única forma de vida

Eunice Achieng lleva cinco años trabajando en el vertedero. Esta mujer de 25 años, madre soltera de dos hijos, gana unos 3 dólares al día para ayudar a mantener a su familia.

Eunice Achieng lleva cinco años trabajando en el vertedero. Esta mujer de 25 años, madre soltera de dos hijos, gana unos 3 dólares al día para ayudar a mantener a su familia.

Dice que trabajar en el vertedero está afectando a su salud, pero no tiene otra opción. "Recojo plásticos y al día gano unos 300 chelines (3 dólares). Vendo un kilo a 17 chelines (0,17 dólares). Pero me falta protección en este trabajo. Me duelen las manos y a veces me pongo enferma, como ahora que estoy tosiendo y sin este trabajo mis hijos no comerían. Esto es lo que está criando a mis hijos", afirma.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) ya advirtió en 2007 de que el vertedero de Dandora suponía una grave amenaza para la salud de quienes trabajan y viven cerca.

Es el mayor vertedero de Kenia, abrió sus puertas en 1975 y fue declarado lleno por las autoridades de salud pública en 2001. Sigue en uso más de dos décadas después, a pesar de una sentencia judicial de 2021 que ordena su cierre en un plazo de seis meses.

El vertedero recibe más de 2.000 toneladas de residuos al día, lo que lo convierte en el lugar de trabajo más viable para que los recicladores encuentren plásticos y otros artículos que puedan reciclarse.

Un esfuerzo para resolver el problema

Pero gran parte de los residuos siguen acabando en las calles y en los sistemas de alcantarillado. Ahora, una organización comunitaria llamada Kibarazani Cocktail intenta ayudar a aliviar el problema.

Fundada por Kenneth Ochieng, Kibarazani Cocktail recoge plásticos de los vertederos y los convierte en productos domésticos. Las tapas de las botellas se reciclan para hacer cortinas y cuerdas de saltar.

"La contaminación por plásticos se ha convertido en un problema cada vez mayor en nuestra sociedad. La gente solía tirar basura por todas partes y estos plásticos obstruían nuestros desagües y el medio ambiente. Así que hemos tomado la iniciativa de recoger las botellas de plástico y reciclarlas para convertirlas en un producto diferente al que añadimos valor. Por ejemplo, asientos, sofás, jarrones, cuerdas para saltar e incluso sombras y otras cosas que podemos hacer con ellas", explica Ochieng.

Victor Boiyo es profesor titular del departamento de medio ambiente y gestión de recursos naturales de la Universidad Nazarena de África.

"Los residuos plásticos son un problema grave, sobre todo en los países en desarrollo. Para poder gestionar eficazmente estos residuos debemos pensar en la mejor manera de reducirlos, reutilizarlos y reciclarlos. Es aún mejor cuando aprovechamos el potencial de la tecnología y somos capaces de reciclar plásticos y crear muchas otras cosas que podemos utilizar en nuestra vida cotidiana. Hablamos de postes, de asientos y de muchas otras cosas que pueden surgir del reciclado de plásticos", afirma Boiyo.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Últimos vídeos

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD