EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Los afectados de la tragedia laboral de Bangladesh de 2013 no han cobrado aún las indemnizaciones

Los afectados de la tragedia laboral de Bangladesh de 2013 no han cobrado aún las indemnizaciones
Derechos de autor 
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Familiares de las más de mil cien víctimas mortales del Rana Plaza protestaron en Dacca a los dos años del mayor accidente laboral sufrido en el

PUBLICIDAD

Familiares de las más de mil cien víctimas mortales del Rana Plaza protestaron en Dacca a los dos años del mayor accidente laboral sufrido en el sector textil. Protestan porque ni las empresas ni el gobierno han pagado todas las indemnizaciones.

En este periodo los sindicatos han perdido fuerza, se han agotado. Las fábricas de la ropa que compra occidente siguen esquivando las pocas inspecciones que se producen. La organización Human Rights Watch ha puesto el grito en el cielo ante el rechazo de un centenar de propietarios de talleres de producción a abrir sus puertas a los inspectores.

Una de las manifestantes de Dacca se lamentaba: “Todavía el gobierno no me ha dado ningún tipo de compensación. Ahora soy incapaz de mantener a mi familia, mis hijos no pueden formarse ni ir a la escuela, estoy lisiada para siempre. Le he pedido al gobierno que me de una indeminación suficiente”.

El desplome de las nueve plantas del Rana Plaza se produjo el 24 de abril de 2013 en el suburbio industrial de Savar, cerca de Dacca. Murieron aplastados más de mil cien trabajadores. Quedaron más de dos mil quinientos heridos. En el bloque se hacinaban obreros en cinco talleres textiles. Producían para una treintena de compañías internacionales en condiciones de trabajo miserables.

Las autoridades de Bangladesh tardaron tres semanas en retirar los cadáveres.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Luz verde de los países de la UE a la ley para una cadena de suministro más justa

Las grandes empresas deberán evitar los trabajos frozados