EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

La ayuda humanitaria empieza a llegar a los damnificados por el terremoto de Ecuador

La ayuda humanitaria empieza a llegar a los damnificados por el terremoto de Ecuador
Derechos de autor 
Por Oscar Valero con EFE/Reuters
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El balance de muertos por el terremoto de hace una semana en Ecuador asciende a los 602, mientras 130 personas siguen desaparecidas. Para paliar las

PUBLICIDAD

El balance de muertos por el terremoto de hace una semana en Ecuador asciende a los 602, mientras 130 personas siguen desaparecidas.
Para paliar las necesidades de muchos de los supervivientes del temblor de 7,8 en la escala de Richter, que ha tenido más de 700 réplicas, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU ha entrado en acción coordinado con el Gobierno ecuatoriano.
El organismo de la ONU se ha puesto en marcha para proporcionar objetos de primera necesidad a 260.000 personas en un plan de contingencia que durará tres meses
Alejandro López-Chicheri, portavoz del PMA, explicó que el Gobierno de Ecuador “junto con el Ejército y el Programa Mundial de Alimentos”, asisten en las áreas más vulnerables”; “nos concentramos ahora en albergues y hospitales, y esperamos alcanzar a cientos de miles de personas en las próximas semanas, hay mucho que hacer”, aseguró.
Hasta 26.091 personas han sido acogidas en albergues desde que se produjo el terremoto, que ha movilizado la solidaridad mundial: hasta 20 países han enviado ayuda humanitaria y especialistas en labores de rescate de víctimas y atención a los damnificados.
Este es el mensaje en las redes sociales del PMA

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

NO COMMENT: Al menos 16 muertos tras un corrimiento de tierra en Ecuador

Los ecuatorianos respaldan en el referéndum la guerra contra los narcotraficantes

Ecuador suspende las jornadas laborales del jueves y viernes por la crisis energética