EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Una ciudad francesa impone menú de cerdo sin alternativas en las escuelas

Una ciudad francesa impone menú de cerdo sin alternativas en las escuelas
Derechos de autor  Front National
Derechos de autor  Front National
Por Marta Rodriguez Martinez
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

El alcalde niega que se trate de una medida discriminatoria.

PUBLICIDAD

Seis escuelas primarias francesas servirán carne de cerdo todos los lunes, sin ofrecer ningún menú alternativo, después de que un alcalde decidiera que atender las necesidades religiosas de los alumnos era "contrario a los valores de la República Francesa".

Julien Sánchez, del partido de extrema derecha Frente Nacional, introdujo esta medida este año en la ciudad meridional de Beaucaire, utilizando como justificación la histórica separación en Francia entre religión y Estado.

En referencia a los niños musulmanes, dijo que estos pueden almorzar en casa o dejar la carne en sus platos, negando que la medida sea un ataque contra los grupos minoritarios.

Esta acción será más barata y ofrecerá apoyo a los criadores de cerdos franceses, añadió.

"Al final del día, necesitamos mantener las cosas en perspectiva. En Francia, en Galia, comemos jabalí como Astérix", concluyó.

La "guerra de albóndigas"

El caso de la ciudad de Beaucaire y la imposición de carne de cerdo en los menús escolares no es único en Europa. En 2016, una ciudad danesa promulgó una ley que obligaba a guarderías y jardines de infancia públicos a incluir la carne de este animal en los menús de sus almuerzos.

Los partidarios de la propuesta dijeron que servir comida tradicional danesa como el cerdo es esencial para ayudar a preservar la identidad nacional.

"Nos aseguraremos de que los niños y jóvenes daneses puedan comer carne de cerdo en el futuro", aseveró entonces el concejal Frank Nørgaard de Randers, una antigua ciudad industrial de unos 60.000 habitantes del centro de Dinamarca.

La medida sirvió para alimentar aún más la conocida como "guerra de las albóndigas" (frikadellekrigen), una polémica que alcanzó su ápice en 2013, cuando la actualidad del verano estuvo dominada por un debate sobre si las instituciones públicas deberían o no dejar de servir carne de cerdo en deferencia a los niños musulmanes. 

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Pérdidas millonarias entre los criadores del cerdo ibérico español por la caída de precios

Vuelve a Francia Louis Arnaud, liberado por Irán tras más de 20 meses en prisión

Un Macron debilitado en la lucha de reyes en Europa