Última hora

Última hora

En Siberia, la temperatura baja a -65°C y congela hasta los termómetros

Leyendo ahora:

En Siberia, la temperatura baja a -65°C y congela hasta los termómetros

En Siberia, la temperatura baja a -65°C y congela hasta los termómetros
@ Copyright :
REUTERS
Tamaño de texto Aa Aa

Bienvenido a Oimiakón, situada al noreste de la república de Sajá, Rusia. La temperatura aquí el fin de semana pasado bajó a -65°C, pero en el pasado era aún peor. En lo que los rusos llaman "el polo del frío", se han alcanzado -71,2°C en 1924. Nada que ver con la temperatura más baja jamás registrada en la Tierra: -89,2°C, en la estación antártica de Vostok en 1983.

Incluso los termómetros tradicionales a menudo no alcanzan temperaturas tan bajas.

En el pueblo de Oimiakón, de 800 habitantes, nuestra página del tiempo pronostica mínimos de hasta -50°C para las próximas horas. Las escuelas están cerradas, pero la población local sabe que lo peor suele llegar alrededor de febrero.

#полюсхолода 14.01.2018

Una publicación compartida por Сивцева (@sivtseva9452) el

A pesar de las duras temperaturas, hay quienes lograron salir en la bata y zapatillas para darse un gélido chapuzón. De hecho, hay turistas que vienen de China para experimentar el invierno más agudo de sus vidas y aprovechar para probar el llamado "bautismo en hielo".

En este pueblo de Siberia, incluso ponerse gafas es arriesgado. Considerada la zona habitada más fría del mundo, su nombre irónicamente significa "agua no congelada" debido a las fuentes termales cercanas. En Oimiakón es un problema construir tuberías (sí, tienes que salir para ir al baño) o enterrar a tus muertos. Dejar una máquina al aire libre es un error fatal: no volvería a encenderse nunca más.

En la región del permafrost, el suelo se congela a una profundidad de hasta 1.640 metros y no es posible cultivar plantas, por lo que casi sólo se consume carne.

La piel expuesta a temperaturas de -55 grados centígrados puede congelarse en 2 minutos.