Última hora

Última hora

De Berlusconi a Renzi: Quién es quién en las elecciones italianas

Leyendo ahora:

De Berlusconi a Renzi: Quién es quién en las elecciones italianas

De Berlusconi a Renzi: Quién es quién en las elecciones italianas
@ Copyright :
REUTERS
Tamaño de texto Aa Aa

Tras tres primeros ministros de centro-izquierda -Enrico Letta, Matteo Renzi y Paolo Gentiloni- durante más de cinco años, los italianos se dirigen a las urnas para elegir un nuevo gobierno nacional el próximo 4 de marzo.

Hay tres principales contendientes pero no serán capaces de formar gobierno por cuenta propia. Todo esto debido a un nuevo sistema electoral mixto, definido como "complicado" incluso por el mismo partido que lo introdujo.

Con la ingobernabilidad como lúgubre perspectiva, parte como favorito el partido antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5S).

El movimiento cívico, encabezado por el antes cómico Beppe Grillo, se proyecta como el partido con el apoyo más amplio individualmente y ganaría la mayoría de los diputados y senadores.  Sin embargo, los sondeos apuntan que no será capaz de alcanzar el umbral 40 por ciento, necesario para conseguir un gobierno de mayoría en ambas cámaras.

Una nueva ley electoral llamada Rosatellum, en honor a Ettore Rosato, diputado del Partido Democrático que la impulsó, hace difícil para los partidos gobernar solos, beneficia a las coaliciones y enfrenta a los candidatos entre sí a nivel local. 

Esto es un problema para el M5S, que se niega a hacer tratos con otras fuerzas políticas porque sus partidarios consideran cualquier concesión como un compromiso moral.

Si no quieren negociar, correspondería a otros partidos forjar compromisos poselectorales para conseguir los números que aseguren un gobierno de coalición.

Aquí podéis consultar cuáles son los otros partidos y si serían capaces de formar coaliciones: 

Los principales partidos que destacan individualmente

Además de M5S, estos son los otros partidos políticos principales que se presentan a las elecciones del 4 de marzo.

  • Partido Democrático (PD): La fuerza de centro-izquierda está dirigida por el ex primer ministro Matteo Renzi. Paolo Gentiloni, actual jefe de gobierno, se presenta por su circunscripción de Roma. Hace unos meses, el PD sufrió una hemorragia de parlamentarios debido a que grupos más pequeños no estaban de acuerdo con la reforma laboral y de las pensiones. Estos diputados se dividieron para formar un partido que dio un giró más a la izquierda llamado Liberi e Uguali (Libres e Iguales). De todas formas, lo más probable es que sea el segundo partido más votado después del M5S: las encuestas de enero le atribuyen en torno al 25% de los votos, pero está perdiendo el apoyo de la izquierda por ser demasiado centrista en cuestiones sociales y de empleo.

  • Liberi e Uguali (Libres e Iguales):  El partido está encabezado por el ex magistrado antimafia y presidente del Senado, Pietro Grasso, a quien se considera ampliamente que ha puesto en marcha una lucha anti-renzi y está siendo criticado por muchos -incluido el ex primer ministro Romano Prodi- por haber destruido la unidad del centroizquierda y por haber dejado al país vulnerable a las tropas de Berlusconi. El principal objetivo de Libres e Iguales es revisar las reformas laborales del gobierno actual y reemplazarlas por una política más izquierdista. Las encuestas les sitúan en torno al 5-6%.

  • +Europa: El partido liberal y pro-UE está aliado con el Partido Demócrata. Emma Bonino, destacada militante del Partido Radical Italiano y activista por los derechos civiles, lanzó +Europa junto con el economista demócrata-cristiano Bruno Tabacci. La base electoral del partido es fuerte entre jóvenes con elevada educación, expatriados y partidarios de izquierda desilusionados por la lucha interna entre PD y Liberi e Uguali. Los sondeos les sitúan en algo más del 2-3%. 

  • Fuerza Italia: Silvio Berlusconi ha vuelto. El polémico ex primer ministro hace de su nombre símbolo del partido, pero al magnate de los medios de comunicación se le prohíbe presentarse a causa de una condena por fraude fiscal de 2013. Su estilo de comunicación claro y directo atrae especialmente a ancianos y votantes del sur. Berlusconi ha intentado reinventarse como el hombre que puede salvar a Italia del populismo. El partido todavía tiene que decidir quién tomará las riendas de Fuerza Italia si forma gobierno. Las encuestas le otorgan en torno al 15% de la intención de voto, lo que le convierte en la tercera fuerza de la política italiana.

  • Liga Norte: Euroescéptico y de ultraderecha, este controvertido partido es conocido en Italia simplemente como la Lega, con su líder Matteo Salvini como aliado de Fuerza Italia de Berlusconi. Durante los últimos cinco años, Salvini ha utilizado la retórica antiUE y antiglobalización, ya que sus partidarios están descontentos con la economía y la inmigración. La alianza de Salvini con Berlusconi podría resultar difícil a medio plazo debido a desacuerdos sobre cuestiones clave como la relación de Italia con la UE. No obstante, impulsó al partido en las encuestas, desde el 4,1% de 2013 hasta el actual 13-14%, junto con su persistente presencia en los medios de comunicación y sus polémicas publicaciones en las redes sociales

  • Hermanos de Italia (Fratelli d'Italia):  Este es el único partido principal liderado por una mujer, la política romana Giorgia Meloni. Descrito como "equivalente meridional de la Liga Norte con raíces neofascistas" por el diario británico The Guardian. Este partido de ultraderecha está aliado con Fuerza Italia y Lega - junto con los moderados Noi con l'Italia-UDC. Los Hermanos de Italia podrían obtener hasta un 5% del total de votos. 

Lo que proponen

Formar alianzas podría no ser suficiente

Como explica Politico, bajo el sistema electoral de Rosatellum, el "37% del parlamento es elegido localmente, y el escaño corresponde al candidato con mayor número de votos en su circunscripción. El 63% restante de los escaños se reparten proporcionalmente mediante la utilización de listas cortas y cerradas, con un pequeño número seleccionado por los italianos residentes en el extranjero".

"Este nuevo sistema obligará a los partidos a competir en circunscripciones electorales muy disputadas, invirtiendo fuertemente en docenas de micro-campañas por todo el país". Las pequeñas formaciones tienen que despejar un umbral del 3% para entrar en el Parlamento.

Italia tiene una larga tradición de campaña en el terreno, pero hoy en día las estructuras de los partidos son considerablemente más débiles y su atractivo para el público en general ha disminuido.

Cada uno de los partidos que se postulan parece incapaz de obtener una mayoría completa y estable, e incluso las coaliciones tendrían que luchar para ganar el 40% del total de los votos. Dado que entre el 30% y el 40% de los votantes siguen indecisos, que el llamado "factor de timidez" subestima las intenciones de voto de los votantes de derechas y que la tasa de abstención puede aumentar por encima del 30%, no hay ninguna apuesta segura en esta elección.

Lorenzo Pregliasco, cofundador de Quorum, consultor en estrategia política, y editor de YouTrend, una revista de análisis de datos, predice tres posibles resultados. Todos los escenarios prevén un parlamento sin mayoría.

  • Una coalición antisistema nacionalista formada por el Movimiento 5 Estrellas, la Liga Norte y Hermanos de Italia. Sin embargo, incluso esta improbable asociación puede no tener los números necesarios para gobernar.
  • Una gran coalición de inspiración alemana con el Partido Demócrata y Fuerza Italia de Berlusconi (más pequeños aliados moderados) podría luchar por tener la mayoría de escaños en el parlamento (298 escaños, mientras que el mínimo requerido para una mayoría es 316).
  • Una coalición temporal y moderada encabezada por Paolo Gentiloni con el objetivo de "conducir al país hacia nuevas elecciones". La misma que ha habido desde que el primer ministro italiano juró su cargo en diciembre de 2016.