Última hora

Última hora

Trabajo y maternidad, la conciliación aún es difícil de alcanzar

Leyendo ahora:

Trabajo y maternidad, la conciliación aún es difícil de alcanzar

Trabajo y maternidad,  la conciliación aún es difícil de alcanzar
Tamaño de texto Aa Aa

Séverine Picard es asesora jurídica. Tras el nacimiento de su primer hijo (tiene tres), decidió reducir su jornada laboral al 80 por ciento, lo que implica que un día a la semana no trabaja. Se siente una privilegiada porque las leyes belgas lo permiten y porque la empresa en la que trabaja lo entiende.

"Invitamos al segundo padre, que generalmente son los hombres, a compartir el trabajo y con los placeres de la familia”

Vera Jourovà Comisaria europea de Igualdad de Género

Sin embargo, Picard afirma que el día a día no es fácil porque ha tenido que la carga de trabajo sigue siendo la misma y el salario es más bajo. También ha reducido sus ambiciones profesionales. "Está claro que si no hubiera tenido hijos o si fuera un hombre, habría solicitado otros trabajos con más responsabilidad; no lo hice; elegí ponerlo aparcarlo porque sé que mi tiempo será cuestionado", ha asegurado a Euronews.

No se trata de un caso aislado. Según un estudio realizado en Dinamarca, a partir del momento en que las mujeres tienen su primer hijo el salario respecto a los hombres se reduce hasta casi un 20 por ciento

La Comisión Europea está trabajando en un proyecto de directiva de conciliación familiar que introduce importantes novedades.

Lo explica la comisaria europea de Igualdad de Género, Vera Jourovà: "Estamos introduciendo por primera vez un permiso de paternidad; vamos a presentar la propuesta del permiso parental de 4 meses como mínimo, que no es transferible. Significa que estamos invitando al segundo padre, que generalmente son los padres, a compartir el trabajo y con los placeres de la familia”.

Los sindicatos europeos reunidos en Bruselas han celebrado el Día de la Mujer y han defendido una directiva en cuya redacción han participado. Pero advierten de que algunos gobiernos se resisten y de que podrían tumbarla en el pasado como ya hicieron con la directiva de maternidad.