This content is not available in your region

Dos años después de que el horror golpeara el corazón de Europa

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
El primer ministro belga durante la ceremonia en el metro de Bruselas
El primer ministro belga durante la ceremonia en el metro de Bruselas   -   Derechos de autor  Olivier Hoslet/Pool via REUTERS

Bélgica conmemora este jueves con varios homenajes uno de los episodios más negros de su historia reciente, los atentados contra el aeropuerto de Zaventem y el metro de Bruselas, que dejaron 32 muertos y una honda cicatriz el corazón de Europa.

A los actos ha acudido el primer ministro belga, Charles Michel, así como supervivientes y familiares de las víctimas. 

Dos años después, el dolor sigue vivo y aún hay muchas preguntas sin respuesta. Para empezar, aún no se ha encontrado parte del arsenal del que disponían los terroristas y con el que se fotografiaron: kalashnikovs, cargadores, granadas y explosivos, a pesar de que la Policía belga ha procedido a más de un millar de registros y que la célula terrorista, que también sembró la muerte en París, está supuestamente desmantelada.

Tampoco está claro el papel que desempeñó en los ataques Bilal el Makhoukhi, condenado previamente a cinco años de prisión en Bélgica y que lleva desde los atentados en prisión preventiva.

El macrojuicio por los atentados, que se prevé tenga lugar el próximo año, reabrirá heridas e interrogantes. Más de un millar de personas se presentarán como acusación civil frente a un banquillo de acusados en el que estarán dos de los presuntos terroristas supervivientes, Mohamed Abrini, conocido como "el hombre del sombrero", y Osama Krayem, un sueco de origen sirio implicado en la explosión en el metro de Maelbeek, en pleno barrio europeo de Bruselas.