Última hora

Última hora

Europa se aferra al cambio de hora pese a la fuerte oposición

Leyendo ahora:

Europa se aferra al cambio de hora pese a la fuerte oposición

Europa se aferra al cambio de hora pese a la fuerte oposición
Tamaño de texto Aa Aa

El último fin de semana de marzo los relojes volverán a cambiar en toda Europa, como ocurre dos veces al año, todos los años.

El domingo, a las 2:00 Hora Central Europea (CET), adelantaremos el reloj a las 3:00 CET. Y claro, la noche se nos hará corta. Especialmente el lunes, cuando tengamos que volver a trabajar.

El llamado horario de verano se mantendrá hasta el último domingo de octubre a las 3:00 CET cuando deberemos atrasar los relojes a las 2:00 CET, para volver al horario de invierno.

Y así sucesivamente. El llamado horario de verano se conoce en inglés como Daylight Saving Time, DST, (horario de ahorro de luz del día) porque está diseñado para adaptarse a la luz solar. En primavera adelantamos el reloj para levantarnos antes. Por la tarde aprovechamos una hora más de luz solar cuando los días son más largos, y el sol comienza a salir más temprano, así que con un poco de suerte, también nos levantamos cuando ya es de día.

El horario de invierno está diseñado para intentar "rascar" unas horas más de luz a las mañanas cuando los días son más cortos.

Uno de los argumentos es que es beneficioso para la salud, pero sobre todo, está diseñado para limitar el consumo energético.

¿Qué pasa en la Unión Europea?

La última directiva europea en la materia es de 2001. Establece un calendario unificado para todos los países miembros, para que los cambios de hora de cada país se hagan el mismo día.

Las naciones europeas comenzaron a realizar cambios de hora en los años 60 y 70. La introducción del mercado único hizo necesario armonizar estas políticas. Hasta principios de los 90 el Reino Unido e Irlanda cambiaban al horario de invierno casi un mes más tarde que otros países de Europa. La "sincronización" de todos los países europeos se puso en marcha en 1996.

Sin embargo los países miembros son libres de elegir su huso horario. Al oeste, Irlanda, Reino Unido y Portugal han elegido el horario del meridiano de Greenwich (GMT).

En España el debate sobre si se debería adoptar el horario GMT sigue presente -hace poco se volvió a plantear- sin embargo por el momento sigue alineada con Francia, Alemania o Italia, en total, 17 países han adoptado GMT +1.

Ocho países del este de Europa tienen una hora menos, el horario GMT +2 (Bulgaria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Letonia, Lituania y Rumanía).

Hace poco comentábamos la paradoja chipriota, donde en el norte se sigue el horario de Turquía (GMT +4) y en el sur permanecen en el horario de Grecia (GMT +2)

Comisión Europea
Los husos horarios de EuropaComisión Europea

¿Hay unanimidad?

No. Además del debate sobre la conveniencia del huso horario español, el pasado febrero el Parlamento Europeo votó la apertura de una investigación para explorar la posibilidad de abandonar los cambios de hora, entre otras cosas por razones de seguridad. La votación de la Eurocámara estuvo influenciada por un estudio parlamentario611006_EN.pdf) que advertía del impacto del cambio de hora en el reloj biológico.

384 parlamentarios votaron a favor de la investigación y 153 en contra esta resolución que insta a la Comisión Europea a revisar las políticas de cambio de horario y actuar si es necesario.

¿Cuales son los argumentos de los enemigos del cambio de hora?

El invento parece convenir más a los países de Europa central. En el norte son más proclives a pedir el abandono del cambio de hora. Para empezar porque durante el verano ya tienen muchas horas de sol, y en invierno de todas formas tienen muy pocas.

Finlandia ha pedido que se detenga el cambio de horario en toda Europa tras recibir más de 70.000 firmas de sus ciudadanos.

Hace un año la europarlamentaria holandesa Annie Schreijer-Pierik entregó una petición respaldada por 20.000 firmas para detener la práctica del cambio de horario.

Muchos expertos apuntan a que el cambio de hora, especialmente el paso al de invierno, provoca más accidentes de tráfico. No solo por la fatiga, sino por la pérdida de horas de luz en la tarde/ noche. Aunque no hay ningún estudio concluyente en la materia.

Otra razón para dejar de adelantar y atrasar la hora: actualmente utilizamos tanta electricidad, de día como de noche, que muchos argumentan que el presunto ahorro energético es ínfimo.

¿Y qué dicen sus partidarios?

Las noches con luz del día hasta tarde son muy apreciadas por los europeos. La europarlamentaria Hilde Vautmans recordó a sus señorías que permanecer en el mismo horario significaría perder una hora de luz durante siete meses al año.

"Significaría el final de las preciosas noches de verano con los amigos en una terraza del jardín, o en bici, o corriendo... Perderíamos calidad de vida" dijo durante el debate.

La UE se limita a defender que la armonía en los cambios de hora es necesaria para el correcto funcionamiento del mercado interior. En 2007 un informe de la Comisión insistía en la importancia de mantener esta sincronía.

¿El cambio de hora tiene los días contados?

La Comisión no parece muy inclinada a atender la petición del Parlamento Europeo. Sin embargo no ha rechazado los argumentos del frente opositor al camio de hora.

La comisaria de Transportes Violeta Bulc dijo al Parlamento que se tienen que tomar en cuenta los beneficios de tener días más largos, recordando además el trastorno que supondría para las empresas.

También advirtió que cualquier decisión en este sentido debe ser tomada a nivel europeo y aplicada en toda la Unión de forma "sincronizada y coordinada. Un cambio de hora descoordinado crearía problemas muy importantes para el buen funcionamiento de nuestro mercado interno, principalmente en el sector del transporte" comentó. "Las pruebas solo son concluyentes en cuanto a que dar libertad a los países para decidir sobre el cambio horario iría en detrimento del mercado interior", sentenció Bulc.