Última hora

Última hora

La cocaína sigue reinando en la Unión Europea

Leyendo ahora:

La cocaína sigue reinando en la Unión Europea

La cocaína sigue reinando en la Unión Europea
Tamaño de texto Aa Aa

La cocaína sigue ocupando un puesto tristemente destacado en el mundo de las drogas.

Euronews ha visitado un centro de acogida para toxicómanos de Bruselas, Transit, donde conocen bien sus consecuencias.

Suleiman empezó a drogarse hace diez años, tras un accidente de trabajo. Ahora la cocaína le tiene atrapado. "La cocaína es díficil, es muy difícil dejar la cocaína", afrima. "Me ha destrozado, me sigue destrozando, todo mi dinero se ha volatilizado así".

En este centro los toxicómanos pueden descansar, comer, lavarse. También hay un dispensario donde se reparte material, como jeringuillas, para reducir otros riegos vinculados a la salud.

Y el personal que trabaja aqui constata que la cocaína afecta a todas las capas de la sociedad. "En los últimos tiempos, hemos constatado que un 41% de nuestros pacientes declaran consumir exclusivamente cocaína o crack", explica Bruno Valkeneers, director de comunicación. "Está en aumento desde hace dos o tres años".

Según el Obervatorio Europeo de las Toxicomanías, más de dos millones de jóvenes adultos consumieron cocaína en 2017. Y España es el segundo país de la Unión Europea del ranking, sólo por detrás de Reino Unido.

Pero la droga más extendida sigue siendo el cannabis, con más 17 millones de consumidores en la Unión Europea.

Todos coinciden, sin embargo, en que la nueva bestia negra son las drogas de síntesis. En el último año se han detectado 51 nuevas sustancias psicoactivas. Y según los expertos, Europa debe prepararse para el desembarco del fentanilo, un opioide 50 veces más fuerte que la heroína.

"El problema con este tipo de drogas de calle es que no se sabe exactamente lo que se consume y si la droga está cortada con fetanilo aumenta drásticamente el riesgo de sobredosis para el consumidor, explica Sébastien Alexandre, Director de Fedito.

El número de sobredosis en el seno de la Unión Europea está en aumento desde hace ya cinco años. En 2017 el número de víctimas mortales fue de 9.000. Y los expertos temen una crisis sanitaria.