Adiós a la leyenda del tenis brasileño

Adiós a la leyenda del tenis brasileño
Derechos de autor 
Por Escarlata Sanchez con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La llamaban 'la Golondrina de Sao Paulo' porque aparecía de la nada para atacar y dominar la red.

PUBLICIDAD

Maria Esther Bueno, la leyenda del tenis brasileño y exnúmero uno mundial ha fallecido en Sao Paulo a los 78 años de edad víctima de un cáncer.

La extenista, ganadora de 19 Grand Slam en las categorías de individual, dobles y doble mixto, es considerada la mejor tenista brasileña de todos los tiempos.

Bueno deslumbró al mundo del tenis en la década de los 60 y fue la primera mujer no estadounidense en ganar Wimbledon y el Abierto de los Estados Unidos en un mismo año.

Fue considerada como la número uno mundial en cuatro temporadas (1959, 1960, 1964 y 1966) e ingresó en 1978 en el Salón Internacional de la Fama del Tenis.

Nacida en Sao Paulo un 11 de octubre de 1939, Bueno mamó el tenis desde que estaba en la cuna, pues sus padres pasaban la mayor parte de su tiempo libre en las canchas del Club de Regatas de Tietê de Sao Paulo, que estaba muy cerca de su casa.

Creció con el sonido del tenis en la cabeza, al igual que su hermano mayor Pedro, quien representó a Brasil en la Copa Davis y llegó a jugar en el circuito profesional, pero nunca alcanzó el nivel de la benjamina.

Bueno se distinguió por su estilo elegante y un servicio agresivo. La llamaban 'la Golondrina de Sao Paulo' porque aparecía de la nada para atacar y dominar la red.

María Esther Bueno trabajó en los últimos años como comentarista de grandes torneos de tenis para la televisión.

"Será siempre recordada como la número uno del tenis en el corazón de todos los brasileños", ha escrito el presidente de Brasil, Michel Temer en su perfil oficial de Twitter.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Nishikori se mete en semifinales del torneo de Tokio tras vencer a Tsitsipas

Murray y Halep, cara y cruz en el Abierto de Estados Unidos

Nadal sigue siendo el rey