Última hora

Última hora

Lo que tienes que saber de las elecciones anticipadas en Turquía

Leyendo ahora:

Lo que tienes que saber de las elecciones anticipadas en Turquía

Lo que tienes que saber de las elecciones anticipadas en Turquía
@ Copyright :
Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Está garantizado que serán unas elecciones sin precedentes. El domingo, bajo el actual estado de emergencia, los votantes turcos acudirán a las urnas. Los resultados determinarán dos cuestiones: un presidente con fuertes poderes ejecutivos y un parlamento con poderes relativamente reducidos.

Este nuevo sistema presidencial "a la turca" nació de las reformas constitucionales adoptadas en abril de 2017. El resultado del referéndum fue un margen del 51-49% a favor de la campaña del "sí" a la reforma de los poderes parlamentarios.

Entonces, ¿qué hay de nuevo?

Por primera vez en la historia, las elecciones parlamentarias y presidenciales se celebran el mismo día. El resultado de las elecciones parlamentarias será definitivo, pero la elección presidencial podría continuar para una segunda vuelta, que se celebrará el 8 de julio.

Bajo el nuevo sistema ya no habrá un primer ministro, ni ministros del gabinete que respondan ante el parlamento. A partir de ahora, el presidente electo tendrá poderes presupuestarios y, aunque el parlamento no apruebe los planes presupuestarios, el plan del presidente del año anterior entrará en vigor.

El presidente tendrá la autoridad de nombrar a los miembros del Consejo Superior de Jueces y Fiscales, así como el poder de emitir órdenes ejecutivas, excepto en asuntos relacionados con los derechos fundamentales y políticos. Tendrán derecho a seguir al frente de su propio partido político y a elegir a los candidatos a las elecciones parlamentarias, determinando así la agenda política en el parlamento.

Si el partido del presidente también tiene la mayoría en el parlamento, las leyes se aprobarán sin resistencia. Este resultado haría muy difícil tomar cualquier acción contra el presidente o sus ministros ya que, de 600, se necesitan 360 diputados para iniciar cualquier investigación y 400 diputados para que el presidente se enfrente al tribunal constitucional.

Si la estructura política del parlamento no está alineada con la del presidente, el líder turco puede decidir llevar al país a una doble elección para el parlamento y la presidencia.

Los argumentos a favor de este nuevo sistema se centran principalmente en el "liderazgo fuerte", la "gobernanza rápida y eficaz" y la eliminación de los gobiernos frágiles. El actual primer ministro Binali Yildirim lo ha descrito como: "Una reestructuración para poner fin a los conflictos entre ramas", que en las democracias occidentales se suele denominar "frenos y contrapesos".

¿Y si el partido de Erdogan no gana el parlamento?

Aunque la posición del parlamento se debilitará con el nuevo sistema presidencial turco, si el parlamento está en manos de la oposición, el parlamento todavía puede crear obstáculos e incluso paralizar el sistema en algunos niveles. Por lo tanto, sigue siendo vital que un partido político y un candidato lo ganen todo. Cualquier otro escenario es probable que termine en una nueva crisis política y, muy probablemente, en otras elecciones anticipadas.

Es importante señalar que este nuevo sistema presidencial sólo continuará si Erdogan y su Partido de Justicia y Desarrollo, conocido como AKP, ganan. Todos los demás candidatos han prometido revertir las reformas presentadas por Erdogan y fortalecer el sistema parlamentario.

¿Cómo funcionan las elecciones?

Habrá dos votaciones separadas: una con seis candidatos presidenciales y la otra con diez partidos políticos.

El frente presidencial

Se trata de una elección por mayoría simple de dos vueltas. Quien obtenga más del 50% de los votos gana. Si ningún candidato supera el 50%, los dos candidatos con más votos se enfrentarán en la segunda vuelta.

En este momento, todas las encuestas indican que dos personas podrían participar en una segunda vuelta. El primero es el candidato del AKP, el presidente Recep Tayyip Erdoğan, que también está respaldado por el ultranacional y de extrema derecha Partido del Movimiento Nacionalista, o MHP. El actual presidente conseguiría un promedio de 49% de los votos, según cinco encuestas diferentes.

El otro contendiente está con la principal oposición, Muharrem İnce, que cuenta con el apoyo del Partido Popular Republicano, laico y socialdemócrata, conocido como CHP. El candidato alcanzará un promedio del 25%, indican cinco encuestas diferentes.

El comodín

Algunas encuestas señalan que la candidata nacionalista liberal y secularista del Buen Partido (İyi Parti), Meral Akşener, que tiene un promedio del 12% de los votos de cinco encuestas diferentes, tendría una mayor probabilidad contra Erdoğan en la segunda vuelta. Esta situación se debe a la extrema polarización en el país, lo que hace que las estrategias electorales se reduzcan a la cuestión de: "¿Quién puede obtener votos de Erdogan?". Por eso, Akşener es vista como un comodín en las elecciones de junio; hace un llamamiento a los votantes conservadores y nacionalistas, que constituyen gran parte de la base de Erdogan.

Estas elecciones, sin embargo, también marcan la primera vez que se presenta para el cargo más alto - y lo está haciendo con un partido totalmente nuevo. Queda por ver si el electorado turco recibirá con los brazos abiertos al recién llegado.

La pregunta más importante tanto para İnce como para Akşener es: "¿A quién van a votar los kurdos en la segunda vuelta?" Recientemente, todos los candidatos de la oposición -incluido Selahattin Demirtaş, el candidato presidencial encarcelado del Partido Democrático Popular (HDP), pro kurdo y de izquierda- han declarado abiertamente que van a apoyar a quienquiera que llegue a la segunda vuelta. Sin embargo, no todos los kurdos están unidos en este enfoque.

Hay muchos kurdos que se identifican como religiosos y conservadores y votan por el AKP. Excepciones como esta alimentan el tema más amplio de las estrategias electorales para los escaños parlamentarios.

El frente parlamentario

El nuevo concepto clave, como parte de las reformas de Erdogan, es la "regla de la alianza". Esta regla dice que cualquier partido que haga una alianza con un partido que supere el umbral político del 10% entrará en el parlamento sin importar cuántos votos obtenga por sí solo.

Así que los partidos que han hecho alianzas se ponen juntos en las papeletas bajo un nombre oficial de alianza.

Hay dos alianzas: La Alianza del Pueblo une al AKP y al MHP.

La Alianza Nacional está formada por el CHP, Buen Partido, Felicity Party -un partido islamista moderado conocido como SP- y el Partido Demócrata.

El PDH pro kurdo no se unió a la Alianza Nacional para evitar influir en los votos de los nacionalistas indecisos. Sin embargo, esto subraya el problema del umbral político del 10 %.

La gran influencia del voto kurdo

Turquía tiene el umbral político más alto del mundo y fue incorporada a la Constitución por los militares en 1981 tras un golpe de estado. La única razón de este alto umbral era mantener a los partidos políticos kurdos fuera del parlamento.

Durante décadas, el movimiento político kurdo ha sido capaz de reunir entre el 6 y el 7% de los votos de su base leal, que procede principalmente de las ciudades del sudeste de Turquía. Debido al umbral del 10%, cuando el HDP no consigue que sus diputados sean elegidos, el AKP puede obtener los escaños. Esto significa que si el HDP no pasa el umbral, el AKP ganará casi 80 diputados adicionales, lo que será suficiente para obtener la mayoría en el parlamento.

A partir de las elecciones generales de junio de 2015, este dilema ha provocado un fenómeno conocido como "voto de apoyo temporal" en la sociedad turca. Los votantes que apoyan a otros partidos de la oposición comenzaron a votar por el HDP en un esfuerzo por reducir el número de escaños que el AKP ocupa en el parlamento. La táctica funcionó en las elecciones de junio de 2015 y, por primera vez, el AKP perdió su mayoría.

El nacimiento de los nuevos nacionalistas

Después de esta primera derrota importante del AKP, el líder nacionalista de línea dura del MHP Devlet Bahçeli rechazó entrar en cualquier tipo de coalición con el HDP y llamó a elecciones anticipadas. El estancamiento condujo a otra elección general y cinco meses después el AKP recuperó su mayoría.

Como resultado, Meral Akşener, una diputada del MHP en ese momento, y sus aliados se encontraron en un callejón sin salida con Bahçeli y abandonaron el partido para fundar el Buen Partido. Eventualmente, esto hizo posible que la Alianza Nacional tuviera nacionalistas a bordo e hizo del umbral del 10% una amenaza real para la MHP.

Esta situación a su vez dio origen a la idea del dominio de la alianza. Así pues, el sistema electoral establecido por Erdogan ha acabado funcionando en su contra.

Uno podría preguntarse por qué el MHP y su líder, Devlet Bahçeli, no optaron por una coalición después de las elecciones de junio de 2015, ya que el MHP está haciendo ahora una alianza con el AKP. Estos dos líderes eran muy críticos el uno con el otro en ese momento y cualquier tipo de asociación se consideraba casi impensable. Sin embargo, con el paso del tiempo, las primeras encuestas indicaron que ambos necesitaban apoyo para superar sus propios obstáculos y crearon una alianza.

En cuanto al HDP, hay fuertes indicios de que la táctica del "voto de apoyo temporal" será utilizada una vez más por la oposición. Ya se han dado varios pasos de solidaridad entre los partidos de la Alianza Nacional y hacia el HDP.

¿Cuáles son las cuestiones clave?

La economía de Turquía está en el centro de las campañas electorales. La depreciación de la lira turca, la caída de la bolsa, la elevada inflación, la subida de los tipos de interés y el elevado déficit de la cuenta corriente, que se sitúa en el 7% del PIB, son factores que muchos consideran que explican la petición de Erdogan de que se celebren elecciones anticipadas.

Otras cuestiones que están desempeñando un papel importante en la campaña son la cuestión kurda, las políticas de Siria y de refugiados, la libertad de prensa, la libertad de expresión y la imparcialidad del poder judicial y la educación.