Última hora

Última hora

El trágico incendio griego podría haber pasado en España

Leyendo ahora:

El trágico incendio griego podría haber pasado en España

El trágico incendio griego podría haber pasado en España
@ Copyright :
REUTERS/Alkis Konstantinidis
Tamaño de texto Aa Aa

Abandono de los espacios agroforestales, cambio climático y construcción de viviendas muy cerca del medio natural.

Un comunicado advierte de que las causas del devastador incendio que arrasó la localidad griega de Mati esta semana, dejando más de 70 víctimas mortales, se repiten una a una en España.

La ola de llamas descendió este lunes desde el cercano monte de Pendeli, la costa noreste de Atenas, atizada por vientos de más de 100 kilómetros por hora, y en muy poco tiempo devoró un millar de casas y cientos de vehículos. Murieron al menos 74 personas a tan solo 40 kilómetros de la capital de Grecia.

El Colegio Oficial español de Ingenieros Técnicos Forestales alerta que si no ha ocurrido una tragedia similar en España es porque, por ahora, la meteorología está siendo favorable este verano, lo que ha permitido que en los primeros siete meses de 2018 se hayan registrado la mitad de incendios.

"Pero la meteorología no deja de ser un factor que se escapa de nuestro poder de actuación y por tanto hay que estar en constante alerta porque hemos hecho muy poco en materia preventiva y nuestro medio natural se encuentra en una situación deplorable", señala el comunicado que llama a reflexionar sobre lo sucedido en Grecia.

Y añade que el creciente grado de desarrollo urbano en entornos forestales, como en Costa del Sol, Levante o las Islas Baleares, supone un importante factor de peligro de incendios, así como la falta de inversión en personal cualificado en regiones como Castilla y León y Castilla-La Mancha.

También denuncia que en España no se está cumpliendo -"salvo honrosas excepciones"- la normativa obligatoria de autoprotección en centros de población cercanos al entorno natural, como campings o urbanizaciones.

REUTERS/Alkis Konstantinidis
Un balancín quemado se ve en un patio de recreo después de un incendio forestal en el pueblo de Mati.REUTERS/Alkis Konstantinidis

"La población que vive en el medio natural no tiene percepción del riesgo y no conoce sus deberes y responsabilidades en materia de prevención y autoprotección de sus bienes", indica.

En el caso de España, los ingenieros técnicos forestales apuntan que al riesgo de incendio forestal inherente al ecosistema mediterráneos, se une la gran afluencia de turistas coincidiendo con la temporada seca y la presencia masiva de viviendas "entrelazadas con terrenos agroforestales".

"Estamos jugando con fuego", concluye el comunicado, que pide a las comunidades autónomas abordar el problema.