Última hora

Última hora

Los agricultores alemanes recibirán ayudas económicas para paliar las pérdidas por la sequía

Leyendo ahora:

Los agricultores alemanes recibirán ayudas económicas para paliar las pérdidas por la sequía

Los agricultores alemanes recibirán ayudas económicas para paliar las pérdidas por la sequía
Tamaño de texto Aa Aa

Recibirán ayudas económicas. Los agricultores alemanes castigados por la sequía percibirán 340 millones de euros de Berlín y de los estados federados. Así lo ha anunciado la ministra de Agricultura, Julia Klöckner, quien ha reconocido que las pérdidas causadas por la falta de precipitaciones se estiman en unos 680 millones de euros.

"No puede haber una compensación integral completa para los agricultores", afirma Julia Klöckner. "Por ello sugiero a los estados alemanes que cubran el 50% de los daños, lo que supone un total de 340 millones de ayuda financiera", añade la política alemana miembro de la Unión Demócrata Cristiana).

En Alemania, la producción de cereales ha caído en torno a un 22% respecto al año pasado. Se registran pérdidas en las cosechas de patata, remolacha azucarera y, sobre todo, en los cultivos de forraje para animales.

"La señal que nos llega del Ministerio Federal de Agricultura) es ciertamente buena para la mayoría de los agricultores en Alemania. Esto nos da una idea de nuestra situación y nos reconforta el hecho de ver que los agricultores más afectados pueden recibir ayudas en tiempos de necesidad, de modo que no hay que rendirse", afirma Thomas Gäbert. "Por el momento, se trata de algo bueno. Muchos agricultores piensan en la manera de reducir, hasta cierto punto, su carga de trabajo. Para ello consideran la posibilidad de renunciar a ciertas áreas de negocio, al igual que a las actividades vistas de manera crítica como es el caso de la cría de cerdos. Ya hay muchos que tratan de reducir la carga de trabajo pero no se producirá una gran deserción que conlleve el final de las granjas", añade el agricultor alemán.

La sequía es especialmente pronunciada en el norte y en el este de Alemania. Hasta finales de julio, el país experimentó una fase inusualmente larga con temperaturas superiores a la media, que desembocó en una ola de calor extremo y llegó acompañada de una preocupante falta de precipitaciones.