Última hora

Última hora

La vuelta al cole, también para los alumnos extranjeros

Leyendo ahora:

La vuelta al cole, también para los alumnos extranjeros

La vuelta al cole, también para los alumnos extranjeros
Tamaño de texto Aa Aa

Acaba el verano, los alumnos regresan a las aulas y los estados europeos se enfrentan al reto de la integración de los estudiantes extranjeros en las clases, especialmente en los últimos años, debido al aumento de los flujos migratorios.

El principal desafío es la integración más rápida posible de estos alumnos en las escuelas.

Este proceso se realiza siguiendo dos modelos: uno de integración y otro de separación. En el primero, los alumnos extranjeros se matriculan en la clase correspondiente por edad. En el segundo caso, los niños inmigrantes son reagrupados en clases especializadas durante un tiempo determinado en el que reciben todo tipo de ayuda, no solo linguistica.

Francesca Borgonovi, analista en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), "muchos estudiantes de origen inmigrante, sobre todo los que acaban de llegar, no han ido a la escuela durante mucho tiempo. Otros provienen de un sistema educativo cuya calidad no es comparable con la de los países a los que llegan."

Francia es uno de los más países europeos más preparados en este ámbito, con un modelo híbrido: los niños se inscriben en las escuelas convencionales y asisten a la mayoría de las clases, pero también tienen clases especializadas creadas para no francófonos.

Desde hace años, Italia tiene una preferencia por el primer modelo, en el que los alumnos extranjeros se inscriben en la clase que les corresponde por su edad. Este proceso ha supuesto un gran reto en los últimos 13 años ya que el número de alumnos extranjeros que se han incorporado a las escuelas italianas pasó de 400.000 a 830.000.

Grecia ha elaborado un plan para garantizar la integración de los niños refugiados en el sistema educativo mediante clases preparatorias durante un período de transición.

Sin embargo, la mejor práctica se lleva a cabo en el sistema sueco, donde la inclusión educativa se basa en el apoyo personalizado.

En 2015, el ex primer ministro británico David Cameron advirtió de que la inclusión educativa en las escuelas no asegura la inclusión social si las familias no participan en el proceso.