Última hora

Última hora

Caceroladas en Argentina contra el plan de austeridad

Leyendo ahora:

Caceroladas en Argentina contra el plan de austeridad

Caceroladas en Argentina contra el plan de austeridad
Tamaño de texto Aa Aa

Las cacerolas han vuelto a resonar en la noche argentina después del anuncio de Mauricio Macri de un nuevo plan de austeridad, que contempla drásticos recortes en el Gobierno e impuestos a las exportaciones.

Ciudadanos de a pie han querido expresar su enfado. Curtidos tras medio siglo de vaivenes nacionales, ya no creen en las promesas del presidente y temen que los ajusten hagan sufrir a los más vulnerables.

María Eugenia, una jubilada de Buenos Aires, dice sentir una "indignación muy grande". Opina que el discurso de Macri fue "sobreactuado, ensayado" y "no se hace cargo del desastre que han hecho, porque nosotros nos empobrecemos y ellos fugan el dinero".

"La verdad que había que salir porque si no te morís de una úlcera - resume otra mujer. Algo hay que decir, algo hay que hacer. El ruido (de las cacerolas), además de todo es una descarga, no solo una expresión".

Después de la intervención de Macri, el primer sector que se echó a la calle fue el de los trabajadores estatales. Unos gritaron su indignación ante la Casa Rosada, sede del ejecutivo, y otros miles marcharon por Buenos Aires.

El recorte supondrá, entre otras medidas, un drástico tijeretazo al estado. Los ministerios se reducirán a la mitad, de 19 a solo 10, algo que, según los sindicatos, "pone en riesgos miles de empleos".

"Este recorte de la mitad de los ministerios implica una situación realmente calamitosa para la administración pública y el Estado", opina Santiago Ponce, un funcionario del ministerio de Trabajo.

Para Gabriel, también funcionario y activista sindical, se trata de "cumplir con los acreedores internacionales, cumplir con el Fondo Monetario Internacional".

El plan de austeridad tienen como objetivo obtener un rápido equilibrio fiscal, en un crispado escenario económico marcado por el descalabro del peso, que solo en la última semana se ha devaluado un 21 % frente al dólar, un 98 % por ciento en lo que va de año.

REUTERS/Marcos Brindicci

Este semana el gobierno argentino tendrá además que renegociar con el FMI los términos del rescate de 50.000 millones de dólares concedido al país el pasado mes de junio y cuyos desembolsos el fondo ha tenido que acelerar para evitar una eventual cesación de pagos.

La Confederación General del Trabajo ha convocado una huelga para el próximo 25 de septiembre.