Última hora

Última hora

España, pendiente del primer juicio por los bebés robados durante el franquismo

Leyendo ahora:

España, pendiente del primer juicio por los bebés robados durante el franquismo

España, pendiente del primer juicio por los bebés robados durante el franquismo
Tamaño de texto Aa Aa

Gran expectación en la Audiencia Provincial de Madrid en la reanudación del primer juicio por un caso de bebés robados en España. En el banquillo de los acusados se sienta el doctor Eduardo Vela, un ex ginecólogo octogenario, para el que el fiscal ha solicitado una pena de 11 años de cárcel por haber entregado un bebé recién nacido a una mujer estéril haciendo constar en la documentación que era su madre biológica. Ocurrió en 1969 Aunque Vela niega las acusaciones, una periodista francesa grabó hace años una charla en la que supuestamente confesaba los hechos. Aquel bebé robado se llamaba Inés Madrigal y ha estado esperando mucho tiempo este juicio:

"Hoy es un día importante. Esperamos que el juicio quede visto para sentencia, que las declaraciones de las periodistas francesas nos den la fuerza que necesitamos para ver si de verdad en este país se hace Justicia y se puede condenar, por lo menos a una persona implicada en el tráfico, en la compraventa de bebés", decía Madrigal a su llegada a la Audiencia.

Un grupo de víctimas cuyos casos fueron archivados exigen justicia

Los hechos juzgados se enmarcan en uno de los episodios más oscuros del franquismo, cuando supuestamente miles de bebés fueron robados a sus madres, a las que se acostumbraba a decir que habían muerto en el parto, para dárselos a otras familias afines al régimen. Al principio, las víctimas solían ser mujeres de ideología republicana, pero después se amplió a familias pobres y a bebés nacidos fuera del matrimonio. Con frecuencia, en la trama participaban religiosas, personal médico y funcionarios públicos. El caso de Inés Madrigal es el único que ha llegado a término. Se estima que entre 2.000 y 3.000 denuncias fueron archivadas por falta de pruebas o por considerar que los hechos habían prescrito.