Última hora

Última hora

Bebé robado sobre la absolución por prescripción del doctor Vela: "Es agridulce"

Leyendo ahora:

Bebé robado sobre la absolución por prescripción del doctor Vela: "Es agridulce"

Bebé robado sobre la absolución por prescripción del doctor Vela: "Es agridulce"
@ Copyright :
REUTERS/Sergio Perez
Tamaño de texto Aa Aa

"El sabor es agridulce", explica a Euronews José María García González, uno de los bebés robados durante el franquismo en España tras conocer el primer veredicto contra uno de sus principales acusados, el doctor Eduardo Vela: absuelto por prescripción.

"La parte agria es que este señor ha sido absuelto", indica, "pero ha sido absuelto por prescripción del delito", precisa. García es uno de las decenas -quien sabe si centenas- de niños robados en la clínica San Ramón de Madrid, dirigida por Vela, en los años 1970 y 1980 tras engañar o coaccionar a las madres biológicas.

García recibe como una pequeña victoria que por primera vez en España se le reconozca la comisión de esos delitos al exginecólogo de 85 años. "Aunque la cuestión de la prescripción impide que tenga consecuencias, yo me quedo con esa parte", explica.

Vela, de 85 años ha sido declarado culpable de tres delitos relacionados con el robo de una niña nacida en 1969 en Madrid, Inés Madrigal, pero la Audiencia Provincial de Madrid ha considerado que los hechos prescribieron cuando la demandante, ahora de 49 años, se hizo mayor de edad.

Los hechos sucedieron en la clínica San Ramón de Madrid, en junio de 1969, mediante un acta de nacimiento falsificada, y con la intermediación de un sacerdote jesuita.

"Me resulta inexplicable, desde mi profundo desconocimiento de las leyes", dice García. "Creo que todos tenemos una idea intuitiva de los que es la justicia, de la que creo nace la jurisprudencia y esta sentencia contradice toda lógica básica".

García, quien se encontraba con Madrigal cuando recibió la noticia de la sentencia dice que "continuarán luchando". Aún queda un vía judicial no agotada, por lo que buscan llevarlo a siguiente instancia. "Ojalá hubiera tenido otro matiz la sentencia, pero no es tan mala como parece", asegura.

A la edad de 35, hace tan solo cinco años, García descubrió que los padres con los que había crecido no eran sus progenitores biológicos, sino que recibieron una llamada del doctor Vela. “Tengo un niño que si no lo queréis vosotros, pues lo mando ahora mismo para Bilbao”, les dijo.

Ahora, tras someterse a pruebas de ADN en tres laboratorios distintos, ve muy difícil encontrar a sus padres biológicos y dice que solo busca justicia para los implicados en su robo.

Lee: El testimonio de un bebé robado en España: “Yo soy José, pero podría ser Joseba"

"Una sociedad mínimamente democrática, que sienta un poco de respeto por sí misma no puede tolerar estos atropellos, porque además han sido masivos y generalizados, orquestados desde la esencia del Estado y amparados por el Estado, con la connivencia de monjas, registradores civiles, ginecólogos, enfermeros", reflexiona García. "No eran tres locos que tenían una clínica, esta es una trama organizada con miles de afectados".

García lamenta que la sentencia puede desalentar a otras personas en su situación a sentar en el banquillo a los implicados en sus robos: "Es una lucha que es muy dura a nivel emocional, complicada de gestionar, además de los pocos visos de esperanza y lo poco prospera nuestras denuncias, todos los casos han sido archivados".