Última hora

Última hora

[Gráficos] Radiografía de una década de impuesto sobre el patrimonio en España

Leyendo ahora:

[Gráficos] Radiografía de una década de impuesto sobre el patrimonio en España

[Gráficos] Radiografía de una década de impuesto sobre el patrimonio en España
Tamaño de texto Aa Aa

La crisis sentó bien a los multimillonarios españoles. El número de "ultra ricos" se ha triplicado en España en la última década, precisamente durante la crisis económica. La última estadística del polémico Impuesto sobre el Patrimonio referida al año 2016 refleja que el número de declarantes con rentas superiores a los 30 millones de euros es de 579, cuando en el año 2006 eran solo 200.

Para hacerse una idea más clara de lo que supone este crecimiento respecto a la situación económica, hemos puesto juntas la evolución del Producto Interior Bruto y el crecimiento del número de "super ricos".

Observamos claramente que el crecimiento de los grandes patrimonios fue mucho más rápido durante la crisis económica y se ha acelerado desde que España inició la recuperación.

En el gráfico de la serie histórica se puede observar, sin embargo que el crecimiento es mayor entre los "ultra ricos".

Crece también con fuerza el número de personas con patrimonios entre los 6 y los 30 millones de euros que pasan de 3.450 en 2006 a 6.053 diez años después.

El "salto" entre los años 2007 y 2011 se debe a que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidió suspenderlo, argumentando que sólo recaía en las clases medias.

Se reactivó para 2011 tras el duro imacto de la crisis económica y según fuentes del Ministerio de Hacienda consultadas por euronews de momento no se prevé ninguna reforma y no se debate suprimirlo de nuevo. Se trata de un impuesto polémico y político que sólo Francia y España aplican como tal, en los países del entorno europeo.

El último gráfico muestra la evolución de los patrimonios "medios-altos" desde que se instauró la reforma. Aumenta con fuerza también el número de declarantes con un patrimonio de entre 300.000 y un millón y medio de euros.

En la reforma de 2011 eso sí, se han perdido muchos millones de euros. Ya sea por la crisis, o porque las nuevas reglas obligaron a declararar menos.