Última hora

Última hora

Desnudos en el museo: ¿reivindicación o exhibicionismo?

Leyendo ahora:

Desnudos en el museo: ¿reivindicación o exhibicionismo?

Desnudos en el museo: ¿reivindicación o exhibicionismo?
@ Copyright :
@elnoviodevenus
Tamaño de texto Aa Aa

Lo hizo en el Louvre en París, en The National Gallery en Londres, en la Fontana Di Trévi en Roma y ahora en el Museo Nacional del Prado en Madrid.

No es la primera vez que Adrián Pino Oliveira se desnuda delante de grandes obras en uno de los museos más importantes de Europa, para plantear una nueva visión del género que considera necesaria en una sociedad aún muy "machista y patriarcal".

@elnoviodevenus

Esta vez se quitó la ropa delante ‘Adán y Eva’ de Alberto Durero, acompañado de su amiga Jet Brühl, una artista no binaria.

“Adán y Eva representan al género tal y como está establecido, como es un hombre y como es una mujer. Nosotros hacemos una nueva propuesta de esa visión”, explica el performer en una entrevista con Euronews.

@elnoviodevenus

Adrián vive su feminidad "con mucha naturalidad”, y es por eso que cada vez que se quita la ropa oculta sus genitales, al igual que Venus de Botticelli, para demostrar que “incorpora lo femenino a su ser”. De esta manera, encarna “un ser andrógeno que es una mezcla de hombre y mujer.”

Las obras que elige para sus performances son seleccionadas minuciosamente, ya que para él es muy importante que estén cargadas de femineidad. El objetivo es asimilarse a la belleza que contienen, para convertise a sí mismo "en obra de arte."

"Toda obra de arte es la suma de un soporte y un mensaje. Como soporte es mi cuerpo y como mensaje es la sociedad necesita integrar lo femenino y evolucionar desde ahí", comenta el artista.

@elnoviodevenus

Cuenta que los espectadores casi siempre “se asustan y se apartan”, y que solo algunos le piden más información.

Como era de esperarse, también ha tenido problemas con las autoridades, que usualmente lo acusan de ‘exposición en público’ o ‘actos obscenos’.

“Acumulo ya varias denuncias, he tenido que pagar algunas multas. Pero el arte que yo estoy haciendo creo que es algo nuevo, y bueno si me acarrea eso bueno pues lo asumo. Una persona que se dedica al arte no entiende de cuestiones legales", reafirma Adrián.

@elnoviodevenus

Que a la gente le molester ver un cuerpo desnudo le parece "absurdo", ya que los museos están repletos de "figuras desnudas" y "todos somos parte de la misma especie."

"¿Qué diferencia hay entre esa figura colgada a la pared y yo? ¿Que yo estoy vivo no? ¿Entonces que pasa? Que la vida te molesta, la vida te atenta, la vida te da asco", añade el performer.

@elnoviodevenus

Los amantes de los museos que consideran que las performances de Adrián son "un insulto al arte" deben estar alerta. Estas performances hacen parte de su Proyecto V y seguirán desarrollándose en los próximos meses delante de nuevas obras y museos. Los lugares y las fechas son un misterio que Adrián ha preferido guardar en secreto.

Más artistas 'incomprendidos'

El caso de Adrián no es el único que ha causado polémica en los últimos años, y otros artistas ya habían decidido posar desnudos para criticar los estándares de la sociedad.

En 2014, la artista luxemburguesa Deborah de Robertis, recreó en persona “El origen del mundo” de Gustave Courbet en el Museo de Orsay de París.

En una entrevista a Le Monde, Robertis dijo: "Mi obra, bautizada 'Espejo del origen', no refleja el sexo, sino el ojo del sexo, el agujero negro. Mantuve mi sexo abierto con las dos manos para revelarlo, para mostrar lo que no se ve en el cuadro original".

La misma artista se volvió a manifestar recientemente en la Gruta de las Apariciones del Santuario de Lourdes, delante de la Virgen, mientras se celebraba un acto religioso. Este acto le costó una denuncia por parte del Santuario.

En mayo de este año, el Museo Palais de Tokyo en París organizó una jornada para que las personas puedan visitar el museo completamente desnudas. Casi 200 personas asistieron al evento y dijeron que pasaron un “momento inolvidable”.

Cédric Amato, vicepresidente de la Asociación de Nudistas de París (ANP) confesó que “visitar un museo mientras se está desnudo” es más interesante, ya que “es romper con los códigos que se han visto en la sociedad y se aprovechan al máximo las obras expuestas”.