Última hora

Última hora

Bakú corona a la campeona del mundo más joven de la historia

Leyendo ahora:

Bakú corona a la campeona del mundo más joven de la historia

Bakú corona a la campeona del mundo más joven de la historia
@ Copyright :
International Judo Federation
Tamaño de texto Aa Aa

En el primer día del Campeonato del Mundo de Judo de Bakú, Azerbaiyán, Daria Bilodid, de 17 años, brilló con luz propia. Judo impecable durante todo el día, culminó una victoria contra la campeona olímpica, la argentina Paula Pareto, para llegar a su primera final de un torneo de este calado.

Allí ganó a la vigente campeona del Mundo, la japonesa Funa Tonaki, en un combate de ensueño con una técnica que resultó imparable. Tras la victoria le pudo la emoción a ella y a su madre... y a su entrenadora al ver que se convertía en la campeona del mundo de judo más joven de la historia.

Fue un gran momento de técnica y oportunidad, más que merecedor de un título mundial. Un momento que ella y el deporte del judo nunca olvidarán, una experiencia increíble junto a su madre.

"No puedo creerlo, no tengo palabras, estoy muy contenta. Para mi este era un combate importante. Una gran presión de Tonaki, porque me ha derrotado dos veces y sabía que quería ganar; y trabajó para ello, así que para mi era una gran presión. Estoy muy contenta de haberlo hecho", declaraba Bilodid. "No me puedo creer llevar el dorsal rojo de campeona del mundo, es increíble. Es muy grande", remachaba.

El embajador de la Federación Internacional de Judo Al Bano le otorgó a Bilodid su medalla de oro.

Pareto se recuperó de su derrota con Bilodid para conseguir el bronce de una manera espectacular, una actuación impresionante de la veterana campeona.

En la categoría masculina de menos de 60 kilos, un brillante Naohisa Takato conseguía su tercer campeonato del mundo. Su combate final se decidió de una manera perfecta gracias a su juego de pies que le valió un waza ari.

La carrera de Takato continúa creciendo, pero todavía le queda mucho para alcanzar el récord del francés Teddy Riner. Pero el diez veces campeón del mundo Riner estaba a mano para darle a Takato su medalla de oro, de campeón a Campeón.

"No era cabeza de serie porque no he competido mucho últimamente, pero nunca perdí mi pasión de defender el dorsal rojo de campeón", dijo Takato.