Última hora

Última hora

¿Ha perdido fuerza el independentismo catalán un año después del referéndum del 1-O?

Leyendo ahora:

¿Ha perdido fuerza el independentismo catalán un año después del referéndum del 1-O?

¿Ha perdido fuerza el independentismo catalán un año después del referéndum del 1-O?
@ Copyright :
REUTERS/Juan Medina/Jon Nazca
Tamaño de texto Aa Aa

En el primer aniversario del polémico referéndum de independencia en Cataluña, que dio origen a una de las mayores crisis institucionales de la democracia española, ¿dónde están sus protagonistas? ¿Se ha robustecido el secesionismo a lo largo de los meses?

El Govern del 1-O

Seis en prisión, cinco en el extranjero, tres retirados. Este es el balance del Gobierno liderado por el expresident Carles Puigdemont, un año después de celebrar el referéndum de independencia, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

En el extranjero

Carles Puigdemont, el expresident ha sido el protagonista indiscutible de la actualidad durante los últimos 12 meses: declaró pero la independencia pero anuló sus efectos, escapó a Bélgica, cuestionó el valor de la euroorden, fue detenido en Alemania y exonerado por la justicia belga...En la actualidad, ha instalado su base en la ciudad flamenca de Waterloo, desde donde aspira a internacionalizar el conflicto con el Estado español.

Como él, cuatro de sus consejeros decidieron salir de España para no tener que afrontar el proceso abierto por la Justicia española. Antoni Comín, Lluís Puig y Meritxell Serret también eligieron Bélgica como país de residencia, mientras que Clara Ponsatí ha decidido refugiarse en Escocia, donde ejerce como catedrática en la Universidad de Saint Andrews.

En prisión

Oriol Junqueras, el entonces vicepresidente del Gobierno de Cataluña, lleva más de un año en prisión provisional, a la espera de juicio. Al igual que sus compañeros Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Josep Rull y Dolors Bassa. Su puesta en liberta se ha convertido en la principal reivindicación del actual presidente de la Generalitat, Quim Torra, por encima de materializar la República catalana.

Se espera que salgan del limbo carcelario a finales de este año o principios de 2019, cuando se celebre el juicio en el que se les acusa de rebelión, secesión y malversación de fondos.

Más allá del Govern, la vida de otros líderes del secesionismo también sufrió el impacto del 1-O. Jordi Sànchez, expresidente de la ANC, y Jordi Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, siguen en prisión preventiva, después de ser los primeros encarcelados el 16 de octubre de 2017. Carme Forcadell, expresidenta del Parlamento de Cataluña, también terminó en la cárcel y continúa allí a la espera de juicio.

Retirados

En libertad y residiendo en Cataluña, los exconsejeros Santi Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó han decidido apartarse de la primera línea política, mientras esperan la resolución del proceso judicial.

El Gobierno de Mariano Rajoy

El movimiento secesionista se encontró de frente con el Ejecutivo de Mariano Rajoy y ambos bloques se enroscaron en sus posturas. Nuestra corresponsal en Barcelona, Cristina Giner, explica que el independentismo no pensó que el Estado iba a llegar tan lejos, activando el artículo 155 por primera vez en la historia de la Constitución española, con el que tomó el control de las instituciones catalanas y convocó elecciones anticipadas.

Lee: Aniversario del 1-O: Un año siguiendo la crisis catalana

Sin embargo, un año más tarde, el Gobierno español tampoco es el mismo. Un moción de censura auspiciada por el Partido Socialista derrocó a Rajoy, quien dejó la política para retomar su carrera como notario. Su vicepresidenta y designada para tomar las riendas en Cataluña, Soraya Sáenz de Santamaría, también se ha retirado de la vida política, tras perder una pugna por liderar el PP.

REUTERS/Jon Nazca
La gente levanta banderas separatistas catalanas durante las ceremonias de conmemoración del primer aniversario del referéndum de independencia de Cataluña en Girona, España, el 1 de octubre de 2018.REUTERS/Jon Nazca

El estado del pulso independentista: Ni aumenta, ni retrocede

¿Las encarcelaciones de sus líderes ha desgastado o reforzado el clamor del independentismo en la calles de Cataluña un año más tarde?

El historiador español Enric Ucelay Da dice a Euronews que no se percibe un aumento de fuerza en el independentismo en su conjunto (Crida Nacional de Puigdemont, ERC, CUP, más ANC y Òmnium), pero tampoco un retroceso.

Ucelay Da señala que no queda claro que la política de apaciguamiento del gobierno Sánchez ayude a conciliar posturas, pero que se espera "una feroz reacción" por parte de los partidos "constitucionalistas", PP y Ciudadanos, sobre todo cuando comience el proceso judicial.

"El único factor que puede alterar la situación de confrontación y atrincheramiento es el cansancio", precisa. "Existe un factor fatiga que afecta a todos, incluso los sectores menos exaltados".

Para Abel Escribà Folch, profesor de ciencias sociales y políticas en la unicersidad Pompeu Fabra de Barcelona, el movimiento independentista no ha perdido fuerza a dos niveles: en el apoyo social y la capacidad de movilización. "La única fuerza que puede haberse alterado es la de iniciativa política a nivel de partidos e instituciones", asegura.