Última hora

Última hora

Cantante feminista kirguisa recibe amenazas de muerte por mostrar sujetador en un vídeo musical

Leyendo ahora:

Cantante feminista kirguisa recibe amenazas de muerte por mostrar sujetador en un vídeo musical

Cantante feminista kirguisa recibe amenazas de muerte por mostrar sujetador en un vídeo musical
Tamaño de texto Aa Aa

"El usuario de Instagram bespredel_kg escribió que si no borro el vídeo y pido perdón al pueblo kirguís, me matará", dice Zere Asylbek, de 19 años, sentada en un pequeño café en el centro de Bishkek, la capital de Kirguistán.

Pocas horas después de la publicación de su primer vídeo, "Kyz" (La chica), la cantante se convirtió en una celebridad en su tierra natal y fue catapultada al primer plano como portavoz de los derechos de la mujer en Kirguistán. Pero también se convirtió en blanco de críticas e incluso de amenazas de muerte.

En el vídeo, que Zere financió ella misma, aparece con un sujetador púrpura y pide que se respete el derecho de la mujer a tener su propia opinión. "¿Por qué debería ser como tú quieres a otros? ¿Dónde está tu respeto por mí?", canta ante la cámara.

Zere Asylbek/Instagram

En el Kirguistán conservador, donde la mayoría de la población es musulmana, el vídeo es provocativo, algo que la cantante dice que fue deliberado para "llamar la atención sobre el importante problema" de la discriminación de género.

Tras recibir amenazas de muerte, Zere dijo a Euronews que tiene miedo de salir de casa por la noche y salir en público sin compañía. "Supongo que no lo dicen en serio y que no pasará nada, pero no puedo estar 100% segura", agregó.

En Kirguistán, todavía existe la tradición del secuestro de novias o "ala kachuu", que en kirguís significa "agarrar y huir". Los secuestradores a menudo llevan a las mujeres a sus casas en contra de su voluntad y, junto con sus parientes, las obligan a casarse.

La violación a menudo se utiliza como medio para eliminar la posibilidad de fuga. En Kirguistán, la virginidad se considera tradicionalmente una cualidad importante para una futura esposa, una mujer que ha sido secuestrada tiene menos posibilidades de tener familia en el futuro.

A pesar de que el "ala kachuu" fue prohibido en 2013, una de cada cinco niñas y mujeres son secuestradas para contraer matrimonio en Kirguistán, según un estudio reciente.

"El mero hecho de que esto ocurra, que las niñas permanezcan (en las familias de los hombres) y que otras mujeres todavía las estén ayudando en esto... creo que eso lo dice todo", dijo Zere.

Ella planea continuar abogando por los derechos de la mujer a través de su arte, con el objetivo de llevar su mensaje a nivel internacional: "Si llego a nivel mundial, ayudaré aún más a Kirguistán, porque con mi trabajo promoveré su imagen".

Zere se prepara actualmente para lanzar un "proyecto secreto que cubrirá las regiones" de su país.