Última hora

Última hora

Millonarios y empresas dan la espalda a Arabia Saudí por el caso Khashoggi

Leyendo ahora:

Millonarios y empresas dan la espalda a Arabia Saudí por el caso Khashoggi

Millonarios y empresas dan la espalda a Arabia Saudí por el caso Khashoggi
Tamaño de texto Aa Aa

Las réplicas del terremoto político que ha desatado la misteriosa desaparición y posible asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado de su país en Estambul han sacudido con fuerza el mundo de los negocios. Grandes empresas y millonarios, como Richard Branson, han suspendido futuras inversiones en el país.

Branson tenía previsto invertir 1.000 millones de dólares. Dara Khosrowshahi, director ejecutivo de Uber, y Robert Bakish, director ejecutivo de Viacom, han reconsiderado su asistencia a la llamada "Iniciativa de Inversión Futura", que se celebra en Arabia Saudí a finales de mes y que fue bautizada, por su ambición, como "Davos en el Desierto".

Por otro lado, la disputa diplomática entre Arabia Saudí y Turquía, que exige al consulado saudí que demuestre con pruebas que el periodista salió vivo de allí, podría tener graves repercusiones económicas. Sin embargo, los lazos entre ambos países son muy fuertes: Arabia Saudí es un mercado muy importante para las empresas turcas y, además, es un gran inversor en Turquía. Hilal Khashan es profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Americana de Beirut, explica:

"Turquía se encuentra en una situación económica muy difícil y los saudíes lo entienden. Turquía también tiene dificultades con la administración Trump, y las sanciones que ha impuesto en las últimas semanas han afectado gravemente al tipo de cambio de la lira turca frente al dólar estadounidense. Así que Turquía no quiere sumar más problemas, Turquía quiere minimizarlos, especialmente porque los saudíes tienen importantes inversiones en Turquía y, por supuesto, la balanza comercial entre los dos países se inclina a favor de Turquía".

Además, más de medio millón de turistas saudíes visitan Turquía todos los años. Un maná de petrodólares que nadie quiere perder.