Última hora

Última hora

¿Por qué Ryanair no expulsó al pasajero racista?

Leyendo ahora:

¿Por qué Ryanair no expulsó al pasajero racista?

¿Por qué Ryanair no expulsó al pasajero racista?
Tamaño de texto Aa Aa

El vídeo de una mujer siendo víctima de una agresión racista por parte de un pasajero en un vuelo de Ryanair ha hecho que mucha gente se preguntara por qué el hombre -abiertamente racista, ofensivo y agresivo hacia ella y el personal de cabina- no fue expulsado del avión.

En lugar de eso, la víctima del ataque racista fue trasladada a otro asiento ¿Cuáles son los protocolos de las aerolíneas contra este tipo de situaciones? ¿Los tripulantes están entrenados para actuar en caso de mal comportamiento de los pasajeros?

Desobedecer las "órdenes de navegación aérea" de la tripulación equivale a violar la ley

Un tripulante de cabina empleado por una aerolínea con sede en el Reino Unido desde hace 13 años y bloguero sobre anécdotas de trabajar en un avión dice a Euronews que, en la mayoría de las aerolíneas, el hombre del vídeo sería considerado un "pasajero potencialmente problemático. Es impensable que el hombre permaneciera en el avión", cuenta el bloguero que se hace llamar Dan Air (no relacionado con la aerolínea del mismo nombre que cerró en 1992). "Fue agresivo y racista con la señora, pero también con la tripulación y los demás pasajeros. El personal le pidió que se calmara y él no lo hizo: en Reino Unido, esto se llama 'orden de navegación aérea' y desobedecerla equivale a violar la ley.

Lee también: Identificado el autor de la agresión racista en un vuelo de Ryanair

Hay muchas razones por las que la tripulación de cabina de un vuelo puede decidir expulsar a un pasajero. Según Dan Air, estas incluyen ser agresivo verbal o físicamente, estar borracho, interferir con el equipo de la aeronave (como intentar abrir una puerta en mitad del vuelo), parecer enfermo (aunque en ese caso, se le pediría que desembarcara por su propia seguridad, no por la de la tripulación o la de los otros pasajeros, explica).

Estas reglas, que son más o menos aplicadas por todas las aerolíneas, también incluyen no seguir las órdenes de navegación aérea de la tripulación: "Si rompes una de ellas, a la calle", dice Dan Air.

En Ryanair, la política es cerrar las puertas y despegar lo antes posible

Así que Dan Air estaba sorprendido de que la tripulación de cabina permitiera al pasajero racista permanecer a bordo. "La mayoría de las aerolíneas querrían que este hombre se bajara del avión lo antes posible", añade, "porque tal situación conlleva el riesgo de 'escalada una vez en el aire'. El personal de vuelo suele estar capacitado para tratar con pasajeros problemáticos con 'técnicas de reducción de la tensión', como mover a un pasajero, hablar con la persona problemática o traer a otro miembro de la tripulación para que le ayude".

Un caso de racismo como el que aparece en el vídeo es poco común, pero Dan Air es firme: al igual que la homofobia y otros maltratos, es inaceptable'. El 99% de mis colegas no lo habrían tolerado", dice.

Una antigua empleada de Ryanair, que ahora trabaja con EasyJet, recuerda que durante su época de trabajo con la compañía irlandesa de bajo coste, no existía "ningún protocolo" para situaciones como la del vídeo. "En Easyjet, después de 40 segundos ya habríamos llamado a la policía y tomado los datos de este imbécil para que recibiera una carta de advertencia. Pero en Ryanair, la política es cerrar las puertas lo antes posible e irse", explica a Euronews bajo condición de anonimato. A menos que la persona insultada sea el jefe de cabina o el comandante, a Ryanair "no le importaría". En EasyJet, dice, si el equipo de seguridad consigue la identificación del pasajero potencialmente peligroso, "puede llevarlo a juicio, prohibirle volar durante un año, multarlo o enviarle una carta de advertencia".

Dan Air dice que en su compañía también sería fácil expulsar al hombre del vuelo: "La cabina es responsabilidad de la tripulación. Mientras podamos explicar que lo dejamos en tierra porque estaba siendo agresivo y racista, no habría ningún problema".

La "cultura del miedo" de Ryanair

Pero Ryanair parece ser "**la excepción para un montón de reglas**''. Debido a que la aerolínea es "muy estricta en cuanto al tiempo y la puntualidad, en la compañía prevalece una 'cultura del miedo': si un miembro de la tripulación de cabina toma una decisión que retrasa el vuelo, como por ejemplo echar del avión a un pasajero racista, la culpa de la demora será de él o ella. La antigua empleada de Ryanair está de acuerdo: "En EasyJet estás mucho más protegido. La compañía no se va a volver contra ti o tus colegas."

Las tripulaciones de cabina de Ryanair están "cansadas", dice Dan Air, y "trabajan muy duro". La dirección de Ryanair les hace tomar decisiones como no expulsar a un hombre racista porque tienen miedo de las repercusiones. Y ahora hay repercusiones, y son peores".

Dan Air está a menudo en contacto con el personal de cabina que trabaja en aerolíneas de todo el mundo. "Ni siquiera en las otras aerolíneas de bajo coste conozco ninguna otra que sea peor que Ryanair", dice. "Es triste que su tripulación de cabina sea retratada así. Es la gerencia la que les deja abandonados a su suerte''.

Cuatro días después del incidente de Ryanair, la mujer del vídeo y su familia siguen esperando una disculpa de la aerolínea.