Última hora

Última hora

Cómo Venezuela ha influido en el giro a la derecha de América Latina

Leyendo ahora:

Cómo Venezuela ha influido en el giro a la derecha de América Latina

Cómo Venezuela ha influido en el giro a la derecha de América Latina
@ Copyright :
REUTERS/Adriano Machado
Tamaño de texto Aa Aa

"Viví en Venezuela durante 12 años. No quiero que mi hija crezca en un país sin una buena administración". Esta era una de las justificaciones de Larissa Lombardi, una enfermera de 46 años de Río de Janeiro, para votar a Jair Bolsonaro.

La victoria del candidato ultraderechista en las elecciones de Brasil ha confirmado el giro a la derecha de América Latina, una tendencia de la que solo se desmarcan Uruguay, Ecuador, México y Venezuela —este último convertido en arma arrojadiza en las campañas electorales de la región.

"No queremos ser el día de mañana como la Venezuela de hoy”, Bolsonaro sentenció tras emitir su voto en la primera vuelta de las elecciones el pasado 7 octubre, un mensaje que repitió una y otra vez durante su carrera a la Presidencia. “Brasil no puede seguir en este camino al socialismo".

No fue el único en usar esta baza electoral. Iván Duque, elegido presidente de Colombia el pasado 27 de mayo, arremetía durante la campaña electoral contra su rival, Gustavo Petro, asegurando que este político de izquierda convertiría a Colombia en "una segunda Venezuela".

La crisis de Venezuela tocaba entonces muy de cerca la sensibilidad del electorado colombiano: más de 660.000 venezolanos han emigrado desde el país vecino para escapar de la escasez.

La sombra de la crisis en Venezuela también se cernió sobre la candidatura de Andrés Manuel López Obrador. Los detractores compararon sus propuestas con las políticas de Hugo Chávez en su momento, pero este discurso no le pasó factura en las urnas.

REUTERS/Eric Vidal
Duque pidió a la Unión Europea presionar al Gobierno de Venezuela.REUTERS/Eric Vidal

El colapso del modelo

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, justifica el giro a la derecha de la región porque el "socialismo del siglo XXI" que aplicaron expresidentes como Hugo Chávez, Cristina Fernández, Rafael Correa y Raúl Castro fue "un desastre".

El Gobierno de Chávez fue durante años "modelo para algunos partidos de izquierda en toda América Latina", explica a Euronews Tim Gill, experto en Venezuela de la Universidad de Carolina del Norte en Wilmington. "Chávez utilizó las ganancias inesperadas de las materias primas para dar derechos a los ciudadanos pobres, y esto fue encomiable y convincente".

"Los partidos y líderes de izquierda también sabían que podían contar con Venezuela para acuerdos preferenciales que implicaban, por ejemplo, petróleo y energía, a través de esfuerzos como Petrocaribe", añade. "Sin embargo, ahora que el gobierno venezolano apenas puede mantener las luces encendidas, su modelo y su influencia están disminuyendo".

La crisis en Venezuela se agrava con el problema de la hiperinflación, que lejos de detenerse, sube de forma acelerada pues lo que valía 1 bolívar a principios de año, costará 45.000 el 31 de diciembre. A lo que se añade un índice de precios que cerrará 2018 en 4.500.000 %, y un salario mínimo de 1.800 bolívares al mes (unos 24 euros al cambio oficial).

"Estos acontecimientos, en efecto, refuerzan las posibilidades electorales de los partidos de derecha, en caso de que los líderes de izquierda no demuestren adecuadamente cómo su modelo político-económico no se traducirá en situaciones como las que vemos actualmente en Venezuela", señala Gill.

Miraflores Palace/Handout via REUTERS
El presidente de Venezuela Nicolás Maduro.Miraflores Palace/Handout via REUTERS

Desencanto y lastre

“La población sufrió un desencanto generalizado", indica a Euronews el politólogo boliviano José Ormachea. “Esto explica la llegada de personajes como Mauricio Macri en Argentina, una transición como la liderada por Lenin Moreno en Ecuador, el “impeachment” a Dilma Rousseff y el encarcelamiento de Lula en Brasil, el triunfo opositor en la Asamblea Nacional de Venezuela y el voto por no a la reelección del Presidente Morales en Bolivia”.

Gill precisa que Venezuela se está convirtiendo simbólicamente en "la nueva Unión Soviética, con políticos de derecha diciendo a los ciudadanos que miren a Venezuela si quieren socialismo".

Un fenómeno que ha traspasado la región, por ejemplo en Estados Unidos, la administración Trump y otros políticos de derecha buscan empañar la emergente popularidad de socialistas demócratas como Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez relacionándoles con Venezuela. También en España, la influencia del chavismo persigue al partido político de izquierda, Podemos.

"Creo que la izquierda tendrá que abordar adecuadamente el legado del socialismo venezolano si quiere avanzar significativamente en todo el mundo", concluye Gill.