Última hora

Última hora

Trump deja en el aire su próxima reunión con Putin tras lo sucedido en el estrecho de Kerch

Trump deja en el aire su próxima reunión con Putin tras lo sucedido en el estrecho de Kerch
@ Copyright :
REUTERS/Pavel Rebrov
Tamaño de texto Aa Aa

La actual crisis entre Rusia y Ucrania ha superado las fronteras de estos países para convertirse en un asunto internacional. Hasta tal punto, que Donald Trump valora cancelar sus conversaciones con Putin previstas para la próxima reunión del G20. En una entrevista con The Washington Post, El presidente de Estados Unidos señaló que lo sucedido este domingo en el estrecho de Kerch "no le gusta nada", y dejó en el aire su reunión con su homólogo ruso.

Trump no es el único mandatario en señalar a Putin. Desde Ucrania, Poroshenko habla ya de la amenaza de una guerra a gran escala debido al drástico aumento de la presencia militar rusa en la frontera:

"Quieren controlar todo el mar de Azov" denuncia el presidente ucraniano. "A pesar de lo que diga el derecho internacional y a pesar del acuerdo bilateral entre Ucrania y Rusia a partir del año 2003. Este es el verdadero propósito de Rusia: la ocupación del mar. Y este es el porqué de su agresión, no se trata de un ataque contra dos naves militares ucranianas y un remolcador, estamos hablando de una agresión contra el Mar de Azov".

Desde Rusia siguen manteniendo que lo sucedido el domingo fue una violación de sus aguas territoriales, y tampoco se muestran dispuestos a dar un paso atrás, elevando el tono bélico hasta el mismo volumen en el que lo mantiene Kiev:

"Es completamente obvio que si Ucrania, ya sea por sí misma o bien con la ayuda de sus aliados, intenta de alguna manera resolver los problemas por medios bélicos, todo esto se convertirá en una derrota militar para ellos", avisa el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de Rusia, Konstantin Kosachev.

El verdadero propósito de Rusia es la ocupación del mar

Petró Poroshenko Presidente de Ucrania

Las reacciones diplomáticas son muchas pero los avances parecen pocos. Por lo pronto, Rusia ya ha anunciado que desplegará nuevos sistemas de misiles tierra-aire en la península de Crimea, epicentro desde 2014 de una crisis que ahora mismo está realmente candente.