Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.

Última hora

Última hora

¿Convencen las medidas de Macron a los "chalecos amarillos"?

¿Convencen las medidas de Macron a los "chalecos amarillos"?
Tamaño de texto Aa Aa

Una subida de cien euros del salario mínimo, mejoras fiscales para las clases medias empobrecidas y un tono humilde fueron los tres ingredientes principales del menú cocinado por Emmanuel Macron para reconquistar el corazón de los franceses.

En un mensaje televisado a la nación, tras semanas de violentas protestas de los "chalecos amarillos", el presidente francés pidió calma y entonó el mea culpa.

"Asumo mi parte de responsabilidad. Puede que haya dado la sensación de que no era asunto mío, que tenía otras prioridades. También sé que mis declaraciones han herido a algunos. Quiero ser muy claro con ustedes esta noche: si he luchado para sacudir el sistema político existente, los hábitos, las hipocresías, es precisamente porque creo más que nada en nuestro país y porque lo amo", afirmó.

Ve el discurso completo | Macron subirá el salario mínimo y bajará impuestos para calmar a los 'chalecos amarillos"

La reacción de los 'chalecos amarillos'

Está por ver el efecto que causan sus palabras sobre el movimiento de los "chalecos amarillos", que comenzó como una revuelta contra los altos costos del combustible y ha terminado aglutinando numerosas demandas, algunas de ellas contradictorias. Carole Martin, que siguió con atención el discurso presidencial, no estaba convencida:

"Lo que temo es que algunos 'chalecos amarillos' se digan a sí mismos, '¡Qué bien, hemos conseguido 100 euros más en el salario mínimo, eso es genial, así que dejo de protestar'. Me temo que algunos 'chalecos amarillos' estén satisfechos con estas migajas", confesaba esta activista.

Una de las principales figuras del movimiento, Jacline Mouraud, ha pedido una "tregua" porque "hay progreso, una puerta abierta", según France Info.

Pero Benjamin Cauchy, una de las caras públicas del movimiento, dijo a France 2 que Macron presentaba "medias tintas".

"Podemos sentir que Macron tiene mucho más que dar", agregó, sugiriendo que la protesta continuará.

En Facebook, donde se organizan las protestas, muchos grupos están pidiendo un "Acte 5" - un quinto día de acción nacional el sábado.

Lee | Rebelión de los chalecos amarillos: ¿Quiénes son y qué quieren?

La respuesta de los políticos

Lo que está claro es que Macron no ha convencido al líder izquierdista Jean-Luc Mélenchon. En una breve rueda de prensa, l'enfant terrible de la izquierda francesa arremetió contra las medidas:

"Ante la indignación de un gran número de personas contra las desigualdades y especialmente contra el hecho de que unos lo tengan todo y otros nada, ha pensado que una distribución de monedas podría calmar la insurrección ciudadana que ha estallado", sentenció.

La CGT, el principal sindicato de Francia, ha rechazado de plano el discurso de Macron y ha anunciado que se sumará a las protestas de los chalecos amarillos el próximo viernes, cuando la rama ferroviaria del sindicato ha convocado una jornada de huelga para reclamar una subida inmediata de los salarios, de las pensiones y de la protección social.

En el otro extremo del espectro político, en la extrema derecha Agrupación Nacional, el discurso de Macron tampoco convenció.

"No creo que los anuncios de Emmanuel Macron de ayer cambien fundamentalmente las cosas", dijo el martes uno de los eurodiputados del partido, Nicolas Bay, a la radio France Info.

Añadió que "en esencia, sigue siendo muy vago, y estamos lejos de la sinceridad".

El análisis de los expertos

Según Oliver Davis, profesor de política francesa en la Universidad de Warwick, Reino Unido, se esperan más protestas el sábado en París y en todo el país.

"Una cuestión clave es si su discurso habrá cambiado la forma en que el movimiento es visto por la población en general", dijo Davis a Euronews.

El movimiento cuenta con el apoyo de más del 70% de los franceses, según una encuesta.

"Si el apoyo público al movimiento no disminuye, entonces yo esperaría ver más concesiones, probablemente en la ISF (impuesto sobre la riqueza)", agregó.

Sin embargo, si el apoyo disminuye a raíz de las nuevas medidas, pronosticó Davis, "probablemente comenzaremos a ver disiparse las protestas y a aplicar medidas de seguridad más enérgicas contra ellas".

Para Antonio Barroso, vicepresidente senior de la consultora política Teneo Intelligence, "la esperanza de Macron es probablemente que la combinación de las medidas anunciadas más la próxima pausa vacacional calme un poco las cosas".

"Creo que es probable que Macron se atenga a su estrategia de distensión y evite tomar grandes decisiones políticas, como una reorganización o unas elecciones legislativas anticipadas", dijo Barroso a Euronews.

"Sin embargo, si las protestas continúan, podría tener que considerar tomar medidas más audaces, como reemplazar a su primer ministro", agregó.

Pierre Bocquillon, profesor de Política de la UE en la Universidad de East Anglia, Reino Unido, dijo a Euronews que las medidas probablemente serán percibidas como "demasiado poco y demasiado tarde", por lo que queda por ver si serán suficientes.

"Al mismo tiempo, es probable que el movimiento esté empezando a agotarse, ya que puede ser agotador protestar, especialmente sin el apoyo logístico de los sindicatos y las organizaciones (dada la naturaleza de base del movimiento).

"Una pregunta es: ¿cómo evolucionará el movimiento del chaleco amarillo? ¿Se convertirá en un grupo electoral para las elecciones europeas? ¿Alimentará la competencia electoral? Hay desconfianza en los partidos y sindicatos tradicionales, pero tendrá que encontrar una forma institucional para que perduren", dijo Bocquillon.