Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El extraño envenenamiento del caso Skripal

El extraño envenenamiento del caso Skripal
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

En marzo la tranquila Salisbury, una pequeña localidad a una hora de Londres, se convirtió en el centro de la intriga internacional cuando un ex espía ruso Sergei Skripal y su hija fueron encontrados en estado catatónico en este banco. Envenenados por agentes nerviosos químicos, pasaron semanas en el hospital provocando que las autoridades pusieran en cuarentena áreas como el pub y el restaurante donde habían estado cenando o su casa.

Los miembros de los servicios de emergencia que los atendieron también enfermaron, señal inequívoca de cuán peligroso era el producto que rápidamente se identificó como Novichok ruso.

Sergei Skripal, el objetivo del ataque, era un oficial de la inteligencia militar ruso, ya retirado, que fue declarado culpable de revelar las identidades de los agentes de inteligencia rusos que trabajan de manera encubierta en Europa al Servicio de Inteligencia Secreto del Reino Unido, del MI6.

En 2006 fue encarcelado durante 13 años en Rusia , pero en 2010 se le liberó a cambio de 10 espías rusos arrestados por el FBI. Más tarde fue trasladado en avión al Reino Unido, donde dio conferencias sobre las agencias de inteligencia rusas en academias militares.

Con los residentes de Salisbury asustados, Theresa May señaló con el dedo a Rusia, expulsando a 23 de sus diplomáticos y compartiendo pruebas con 29 aliados en todo el mundo, otros 155 fueron enviados a casa. Rusia negó toda implicación.

Poco después, en junio, Dawn Sturgess y su compañero Charlie Rowley se vieron expuestos al Novichok en las cercanías de Amesbury, tras manejar un bote de perfume contaminado. La murió murió en el hospital en julio.

En septiembre, las pruebas del gobierno británico que revelaron que dos agentes con pasaportes rusos llamados Alexander Petrov y Ruslan Boshirov eran sospechosos del intento de asesinato. Llegaron al aeropuerto de Gatwick y se alojaron en un hotel del este de Londres antes de viajar a Salisbury y usar un frasco de perfume manipulado para contaminar la puerta de la casa del Sr. Skripal. Ambos volaron después a Moscú, pero cuando fueron señalados aseguraron que solo querían visitar la famosa catedral

La policía solicitó más información y las más altas instancias británicas señalaron que el ataque provenía “casi con toda seguridad" de altas instancias del estado ruso. Una investigación realizada por Bellingcat reveló que Boshirov era realmente el Coronel Chepiga, un oficial militar altamente condecorado, y Petrov, Alexander Mishkin, un médico que ha trabajado para la inteligencia rusa desde 2010.

Con Rusia aún más aislada en el plano internacional en noviembre se conoció que el jefe del general de GRU, Igor Korobov, había muerto de una "enfermedad grave y prolongada". Korobov había sido objeto de las críticas por la fallida operación”.

El ataque provocó que el jefe del servicio de inteligencia extranjero MI6 de Britains terminara el año con una rara advertencia pública :“Pido a Rusia o a cualquier otro estado que intente subvertir nuestra forma de vida, no subestimar nuestra determinación y nuestras capacidades. O los de nuestros aliados”, señaló el jefe del servicio secreto británico, Alex Younger.

En cuanto a Sergei y Yulia Skripal, se recuperaron completamente con la ayuda de científicos de un centro de investigación química militar. Se han mantenido escondidos en un lugar no revelado después de que Yulia apareciera para dar una entrevista televisiva. Es probable que necesiten protección por el resto de sus vidas.