El papel clave de los mineros asturianos en el rescate de Julen del pozo

El papel clave de los mineros asturianos en el rescate de Julen del pozo
Derechos de autor
REUTERS/Jon Nazca
Tamaño de texto Aa Aa

Mientras los ingenieros continúan a contrarreloj las obras de perforación, la brigada de mineros asturianos de Hunosa se prepara para excavar manualmente una galería a 80 metros de profundidad que les lleve hasta Julen.

En el quinto día bajo tierra, los expertos todavía confían en que haya una cavidad de aire en el interior del pozo, de 25 centímetros de diámetro y más de 100 de profundidad, que permita al niño de dos años respirar. "Es la esperanza por la que nos movemos, aunque no hay garantía de nada en estos momentos" , explica a Euronews Juan López Escobar, delegado del Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Sur. "Posibilidades hay".

López señala que la irregularidad del terreno está complicando las obras de perforación, porque están encontrando partes duras y blandas. "Cuando se quiso afianzar la tuneladora se desplazó una serie de movimientos de terrenos, pero hay otras zonas que tienen pedruscos", indica.

La excavación de un túnel horizontal, principal estrategia que barajaban el jueves, se ha complicado porque se ha movido el apoyo donde se iba a poner la tuneladora porque el terreno estaba suelto, indica López. "Este apoyo hay que hacerlo muy preciso y muy firme porque a partir de ahí es donde se va a dirigir al sitio donde se está buscando".

López hace énfasis en que están trabajando sin estudios previos de geología.

Ante el imprevisto, una enorme máquina perforadora de 75 toneladas ha comenzado el viernes a excavar dos túneles verticales. "Lo importante es llegar por la vía que sea, da igual en horizontal overtical", señala López.

Lee | Comienza el plan B para rescatar a Julen del pozo

"Tienen que ir avanzando, picando y avanzando"

Lo esencial, explica, es crear un punto de acceso cerca del pozo a los mineros, quienes tienen un papel crucial en la parte final del rescate. Dos mineros se introducirán por una perforación de 1,2 metros y entonces empezarán a avanzar hasta Julen abriendo una galería de 1 metro por 1,20 manualmente con piquetas.

"La dificultad y el riesgo es clarísimo", dice López. "Tienen que ir avanzando, picando y avanzando y con maderas apuntalando el terreno e ir avanzando hasta el sondeo donde está Julen".

El ingeniero dice que este equipo profesional de mineros se está preparando "para una tarea manual, "que tienen que hacer por medios rudimentarios". Para que nada falle a 80 metro bajo tierra, hacen pruebas de comunicación y de aireación.

Con experiencia en salvamento en minas de carbón del norte de España, López insiste en que los ocho mineros están listos para enfrentar circunstancias muy dificultosas.

Lee | El rescate de Julen del pozo no es cuestión de horas: "Hay que hablar de días"

En el caso del equipo de ingenieros, López asegura que nunca habían llevado a cabo una misión tan dramática como esta, "sobre todo por la situación en la que se encuentra Julen, no tanto por la dificultad de acceso". A lo que, añade, hay que sumarle la complicadísima orografía que dificulta subir la maquinaria y manejar el equipo.

Esperan encontrar al menor por debajo del tapón del tierra, alrededor de 80 metros bajo tierra, pero hasta que no accedan los mineros y se acerquen al pozo, no estarán seguros.