Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

La lucha de Tailandia por regular la pesca

La lucha de Tailandia por regular la pesca
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

La pesca ilegal puede dañar el medio ambiente y arruinar los esfuerzos de conservación, y nadie quiere que los peces que compran contribuyan a ello. Se estima que una quinta parte de todas las capturas mundiales son ilegales, no declaradas o no reguladas. Europa importa mucho pescado de países como Tailandia, que hasta hace muy poco estaba en la lista de países con prácticas dudosas. Ahora ha mejorado sus métodos y la UE ha retirado su 'tarjeta amarilla'. ¿Cómo cambió Tailandia las cosas y cómo pueden hacer lo mismo otros países? Lo hemos analizado en este programa de "Ocean".

Las explotaciones pesqueras de Tailandia "estaban esquilmando el mar, sacando peces grandes y pequeños, eliminándolos en las temporadas de desove", lamenta Jaroonsak Petchsri, Jefe de la Patrulla de Pesca Regional de Tailandia. En sus 30 años patrullando el mar ha visto cómo han mejorado las cosas en este aspecto."En el pasado, realmente no teníamos mucho control sobre las pesquerías", reconoce, pero "ahora, con las nuevas leyes, estas cosas han cambiado".

Mar adentro, la patrulla tailandesa intercepta un barco de pesca para su inspección. Durante años, el Golfo de Tailandia se ha enfrentado a la sobrepesca generalizada. Los límites se ignoraban y los barcos trabajaban en áreas restringidas, diezmando especies enteras sin apenas supervisión.

Ese pescado se exportaba, a menudo terminando en los platos de consumidores europeos. La presión internacional aumentó y exigió que Tailandia revisara el control de sus pesquerías. Después de la advertencia de la Unión Europea, que le sacó la "tarjeta amarilla" en 2015, Tailandia se puso en marcha.

Prasitchai Woraratyanont, capitán de barco de pesca, no se queja de las inspecciones. "Estoy de acuerdo en que toda la pesca ilegal tiene que terminar. Ahora tenemos un rastreador de satélite en nuestro barco, hay inspecciones en los puertos, se registra todo lo que hacemos todos los días, así que ahora sería muy difícil pescar ilegalmente".

A 40 kilómetros al suroeste de Bangkok, encontramos Mahachai, uno de los centros pesqueros más grandes de Tailandia. Los barcos atracan aquí para descargar la captura fresca. El pescado es el alimento básico de la cocina tailandesa, y la pesca es una importante fuente de empleo en las comunidades costeras.

Todos los barcos grandes informan a las autoridades antes y después de cada salida a faenar. Las autoridades utilizan un nuevo sistema informático con información detallada sobre cada embarcación y sus trayectorias en el mar. Si algo parece sospechoso, el sistema recomendará una inspección minuciosa. Sagultem Peera, Jefe de Samut Sakhon Port In, cree que "es muy importante educar a los pescadores, explicarles qué regulaciones deben cumplir. Estas inspecciones nos permiten asegurarnos de que todo está en orden en lo que respect al barco, la tripulación y la captura".

Un inspector sube hasta el mástil para verificar que el rastreador de satélites, el sistema de monitoreo de la embarcación, no haya sido manipulado. Hace poco que estos dispositivos se han vuelto obligatorios para todos los barcos pesqueros.

A través de este sistema, el centro de monitoreo del Departamento de Pesca de Bangkok está rastreando alrededor de 6.000 barcos de pesca durante todo el día. Este centro es completamente nuevo, empezó a operar en 2018. "Estamos recibiendo datos sobre la velocidad y la dirección de cada barco en tiempo real. Si un arrastrero ha disminuido la velocidad, pescando en una zona restringida, comenzaremos el procedimiento para interceptarlo", explica el Jefe del grupo de trabajo del Sistema de monitoreo de buques del Departamento de Pesca de Tailandia, Bundit Kullavanijaya.

Los controles aduaneros también se han vuelto más estrictos. Los contenedores con pescado congelado ahora se inspeccionan con rayos X y se aseguran con nuevas cerraduras electrónicas. Antes, las capturas ilegales de otros países podían enviarse a través de Tailandia a la Unión Europea. Para denunciar la falta de control, la UE impuso una advertencia de "tarjeta amarilla" a Tailandia en 2015, amenazando con prohibir todas sus exportaciones pesqueras.

Ahora Tailandia, con la presión de Europa, está cambiando las cosas para mejor. Pero es solo uno de los muchos países que luchan contra las prácticas de pesca dañinas. Se estima que una quinta parte de todas las capturas mundiales son ilegales, no declaradas o no reguladas. A nivel global, eso equivale a 10 mil millones de euros al año.

LEE | El Mediterráneo es el mar más sobreexplotado del mundo

Algunas capturas ilegales de terceros a menudo desembarcan en Tailandia en buques de carga refrigerados. Algunos de estos enormes barcos han estado recibiendo diariamente la carga de barcos pesqueros ilegales más pequeños en alta mar. Las fábricas tailandesas podrían luego procesar y vender la captura para su exportación, una práctica llamada "lavado de pescado".

Ahora Tailandia se ha unido a un acuerdo internacional de estados portuarios para combatir la pesca ilegal, lo que significa que los buques con bandera extranjera ya no podrán ingresar a puertos tailandeses a menos que su carga esté debidamente certificada. "Ahora que nuestras leyes han sido modificadas, podemos controlar e inspeccionar buques con bandera extranjera. El sistema es muy completo: podemos rastrear cada lata de atún hasta llegar al barco que lo pescó", celebra la inspectora portuaria Jamaree Rakbangleam.

Reconociendo las mejoras, la Unión Europea retiró su "tarjeta amarilla" en enero. Las autoridades tailandesas dicen que la presión de Europa les ayudó a implementar las reformas necesarias, convenciendo a las pesquerías de aceptar un control más estricto.

"Siendo el mayor importador de pescado del mundo, creo que la UE está utilizando su poder para resolver el problema. Es por eso que no nos quejamos de la tarjeta amarilla. Y la tarjeta amarilla para nosotros es como una llamada de atención. Ahora que conoces el problema, tienes que despertarte y hacer algo al respecto", asegura el Director General del Departamento de Pesca de Tailandia, Adisorn Promthep.